lunes, 17 de noviembre de 2014

Sí se puede pide la participación de las y los jóvenes en el diseño de la futura Casa de la Juventud



El vocal del distrito Centro también pregunta por la desaparición de la figura del niño en la escultura en homenaje al doctor Guigou
Casa Siliuto, futura sede de la Casa de la Juventud.
Jesús Hernández, vocal de Sí se puede en el distrito Centro de Santa Cruz de Tenerife, propondrá en el Tagoror que se celebrará el próximo jueves que se garantice la participación de las y los jóvenes del municipio, pertenecientes o no a asociaciones juveniles, en el diseño y organización de la futura Casa de la Juventud hasta alcanzar el mayor grado de autogestión posible.

Asimismo, también pedirá que se elaboren de manera participativa los presupuestos anuales de la Casa de la Juventud, mediante asambleas abiertas a colectivos juveniles y jóvenes a título individual. Estas propuestas, que se corresponden con la línea programática de Sí se puede de fomentar la participación ciudadana, coinciden además con algunos de los objetivos del Plan Municipal de Juventud.

Entre ellos, el Plan contempla facilitar la integración de la juventud en la sociedad promoviendo su participación activa y fomentando su conciencia de responsabilidad social y su implicación en todas aquellas áreas que les afecten directamente; fomentar, apoyar y fortalecer el movimiento asociativo juvenil del municipio dando soporte a las iniciativas participativas de la juventud; y corresponsabilizar a la juventud en el diseño y desarrollo de las políticas que les atañen.

Homenaje al doctor Guigou
En la misma sesión del Tagoror, Hernández preguntará si el Ayuntamiento considera que la peana sobre la cual se asentaba la figura de un niño es el monumento al completo de homenaje de los niños al doctor Guigou, instalado en el parque García Sanabria y recientemente restaurado tras su reubicación.

La pregunta tiene su razón de ser en el hecho de que, según se señala en la página web del Ayuntamiento, el monumento ha sido sometido a una “restauración exhaustiva”, con extracción de la pieza que estaba enterrada y limpieza de restos de tierra, grafitis y hormigón. Asimismo, se llevó a cabo la restauración de las esquinas y aristas de piedra y se aumentó su altura con un poema del escritor santacrucero Diego Crosa. Sin embargo, la obra restaurada, que fue presentada por el Ayuntamiento el pasado día 29 de octubre, consiste solamente en una peana, sin el añadido de la figura de un niño, que era la parte central de la pieza original.
Así queda de manifiesto en un libro sobre el parque editado por el Consistorio en 2006 y coordinado por el entonces cronista oficial de Santa Cruz, Gilberto Alemán, que recoge en su página 13 como monumento no la peana a la que ahora se le pretende dar tal carácter, sino la escultura de un niño que sobre ella se asentaba.