jueves, 27 de noviembre de 2014

Fabbian, miembro de Greenpeace, defenderá en el Pleno la moción de Sí se puede contra la agresión de la Armada



* Arcila y Frías pedirán que se conceda la medalla de oro de Canarias a la activista italiana que resultó herida el pasado día 15 en aguas de las Islas
* Los concejales ecosocialistas solicitan el apoyo del Pleno a la denuncia de Greenpeace contra la Armada
Tras esta embestida cayó al mar Brunetti. Vídeo de Greenpeace.
Damian Fabbian, miembro de la organización ecologista Greenpeace, intervendrá mañana en el Pleno del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife para defender una moción de Sí se puede en la que se pide el apoyo de esta Corporación a la denuncia de Greenpeace contra la Armada por su agresión brutal y desproporcionada a miembros de esta ONG en aguas canarias el pasado día 15 de noviembre, cuando protestaban pacíficamente contra las prospecciones petrolíferas de la multinacional Repsol en el Archipiélago.

En la moción, presentada por los concejales Pedro Fernández Arcila y Asunción Frías, también se incluye proponer al Parlamento y al Gobierno de Canarias que la activista de Greenpeace Matilda Brunetti, herida ese día al ser embestida la embarcación en la que se manifestaba pacíficamente, reciba la medalla de oro de Canarias. Brunetti, de nacionalidad italiana –como Damian Fabbian–, cayó al mar tras una de las colisiones provocadas por la Armada con embarcaciones fueraborda contra las lanchas ligeras de Greenpeace. Brunetti sufrió una fractura y otras heridas graves producidas por las hélices de las embarcaciones de la Armada.

Además, también se propone solicitar a todas las instituciones públicas canarias y, en particular, al Gobierno de Canarias que exijan responsabilidades políticas y, por tanto, pidan la dimisión del máximo responsable político de dicha agresión. Arcila y Frías recuerdan que la protesta de Greenpeace era de carácter pacífico y tenía como objetivo mostrar el rechazo de la ONG a una actividad que pone en grave riesgo las aguas y la economía de las islas Canarias.

A pesar de ello, las embarcaciones de la Armada embistieron en varias ocasiones, y de manera totalmente injustificada, a los dos grupos de activisitas, poniendo en riesgo la vida de más de diez personas. La organización ecosocialista cree inadmisible que el Gobierno del Estado español utilice recursos económicos y humanos enviando al Ejército español a defender los intereses de una empresa privada multinacional.

Por último, Arcila y Frías señalan en su moción que las pruebas gráficas y los testimonios en el lugar del incidente demuestran que el Ejército español actuó de forma brutal y consideran que no cabe calificar la acción de la ONG como acto de piratería, tal y como ha hecho el Gobierno español, pues en ningún momento se puso en peligro la integridad del buque de Repsol ni de su tripulación. “La actuación de los miembros de la Armada no puede quedar impune y mucho menos volver a repetirse”, concluyen.