martes, 25 de noviembre de 2014

Arcila llevará a Bermúdez a los tribunales si no le da la información que le ha pedido sobre Las Mimosas



El edil solicitó hace más de un mes acceder al expediente de las obras y afirma que se le está impidiendo ejercer su función de concejal
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, ha presentado hoy ante el registro municipal un requerimiento para la ejecución del acto administrativo de entrega del expediente sobre determinadas obras en la urbanización privada de Las Mimosas, decretadas el pasado 24 de junio por el concejal de Obras, Dámaso Arteaga, y sobre las que la organización ecosocialista ha detectado varias irregularidades.

En su escrito, Arcila le recuerda al alcalde, José Manuel Bermúdez, que esta información la solicitó el pasado 13 de octubre y su petición fue concedida por silencio administrativo, pese a lo cual “lo cierto es que no se ha permitido el ejercicio de este derecho pasado más de un mes desde la solicitud, a pesar de las numerosas ocasiones en que se ha reclamado que se proceda a cumplimentarlo, realizando toda clase de gestiones para ello”.

Por todo ello, en caso de que el alcalde persista en su actitud, “se formulará recurso contencioso administrativo por vulneración del derecho fundamental a la participación pública, entre otros”, indica el concejal en su escrito.

Frente a la inactividad de la Administración ante sus peticiones de acceder a esta información, Arcila le pide al alcalde que indique día y hora para poder examinar el expediente administrativo, así como obtener copias que sean necesarias para el ejercicio de la función de concejal. Según Arcila, la negativa del Gobierno local a facilitarle la información que pide obedece a que está ocultando ilegalidades que benefician a los propietarios de esta urbanización privada.

El concejal considera sorprendente la manera con la que el grupo de gobierno empleó en el decreto de junio todos los recursos retóricos, lingüísticos y técnicos a su alcance para dejar de considerar a Las Mimosas como urbanización privada, en lo que podría parecer un trato de favor del Ayuntamiento hacia aquellas personas que parecen tener más poder económico y mayor ascendencia sobre determinados miembros del grupo de gobierno.