viernes, 17 de octubre de 2014

Sí se puede ve escandaloso que la obra millonaria del barranco de Santos tenga tramos poco accesibles



El vocal del distrito Centro denuncia que las escaleras del puente de Las Asuncionistas son impracticables para personas con movilidad reducida
Jesús Hernández, vocal de Sí se puede en el distrito Centro-Ifara de Santa Cruz de Tenerife, denunció hoy que la obra millonaria del viario del barranco de Santos y su entorno tiene tramos que no pueden ser utilizados por personas con movilidad reducida, con lo que, entre otras cosas, se está incumpliendo un acuerdo plenario de 2011 para el desarrollo de un Plan Municipal de Accesibilidad según una propuesta presentada por Sí se puede.

Hernández calificó de escandaloso que se hayan invertido 105 millones de euros en las obras del barranco de Santos –tal y como reconoció ayer mismo en la Comisión de Control el concejal de Urbanismo, José Ángel Martín– y que existan tramos en los que no se cumple con el objetivo marcado por aquella moción de Sí se puede, en la que, además, se acordaba eliminar de manera urgente las barreras arquitectónicas ya presentes en la ciudad. “Ahora resulta que no solo no las eliminan –dijo Hernández–, sino que van creando nuevos obstáculos”.

Uno de los ejemplos más claros de la incorporación de nuevas barreras es una escalera situada en un lateral del puente de Las Asuncionistas, en la avenida del mismo nombre, que conduce hasta el viario del barranco de Santos. Las escaleras no están preparadas para que puedan ser usadas por personas con movilidad reducida, ya que no disponen de rampas ni de ningún otro elemento que permita el tránsito para ciudadanos y ciudadanas con diversidad funcional.

La citada moción de 2011, aprobada por unanimidad, fue elaborada tras una serie de reuniones técnicas de miembros de Sí se puede con gente experta en la materia y después de la celebración de un taller participativo en el que la organización política recabó las opiniones y propuestas de particulares, personal técnico de integración social, enfermeras y cuidadoras de personas con discapacidad, entre otras personas profesionales. Tres años después, el Ayuntamiento sigue ignorando las opiniones de las personas expertas y de la ciudadanía en relación con la accesibilidad, concluyó el vocal de Sí se puede.