lunes, 20 de octubre de 2014

Sí se puede pide la aprobación del Plan Especial frente a Avenidas para que el municipio esté preparado ante lluvias como la de ayer



* Arcila advierte que, doce años después del 31-M, se siguen incumpliendo los compromisos adquiridos
* El edil cree que las administraciones deben dar prioridad a la seguridad de la ciudadanía a la hora de acometer obras públicas
Lluvias de 2010. FOTO: Fran Pallero (Diario de Avisos).
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, dijo hoy que el municipio necesita de manera urgente la aprobación y desarrollo del Plan Especial de Defensa frente a Avenidas, un documento de carácter insular en el que se señalan varias zonas de la ciudad como puntos negros en caso de lluvias torrenciales como la de ayer.

El edil, que mostró sus condolencias en nombre de la organización por el fallecimiento de una mujer como consecuencia del temporal de este domingo, cargó las tintas sobre el Consejo Insular de Aguas, que lleva cinco años tramitando el citado plan y que, además, tiene bajo su responsabilidad garantizar la seguridad de la ciudadanía en sucesos como el acaecido ayer.

“Doce años después, se han reproducido las mismas situaciones de riesgo, y en los mismos puntos, que las registradas el 31 de marzo de 2002”, recordó Arcila. Sin embargo, ninguno de los acuerdos institucionales adoptados después de aquella catástrofe se ha cumplido y el Consejo Insular de Aguas sigue aprobando obras de urbanización como las del puerto capitalino, que causan un “efecto muralla” y ponen en riesgo la seguridad de las personas, como volvió a ocurrir ayer en María Jiménez a causa del encauzamiento de la desembocadura del barranco de El Bufadero.

Arcila, que lamentó los graves daños ocasionados al pequeño comercio de la capital, enfatizó en la idea de que las administraciones local, insular y canaria deben dar prioridad a la seguridad de la ciudadanía a la hora de acometer obras públicas, y más en las actuales circunstancias de crisis, en las que no se pueden llevar a cabo todos los proyectos que están sobre la mesa. Así, el portavoz de la organización criticó el ingente gasto realizado en la vía litoral –más de 45 millones de euros–, cuando las lluvias de este fin de semana, que no son las más graves que podría esperar la ciudad, ocasionaron una inundación en el túnel con la que quedó patente la improvisación a la hora de ejecutar este proyecto.

Esta multimillonaria obra, calificada por Arcila de “chapuza”, se suma a una larga lista de actuaciones deficientes en la que se incluyen el túnel de la avenida Tres de Mayo, el encauzamiento del barranco de San Andrés, las obras de urbanización de algunos núcleos –especialmente en el Suroeste–, los problemas en vías urbanas como la avenida de Venezuela y, muy especialmente, la citada obra de El Bufadero y otras en el puerto. Para estas últimas no se ha contemplado el drenaje de las aguas que provienen  de distintas zonas de Santa Cruz, por lo que estas se acumulan en las avenidas de Anaga y de José Antonio.

Por último, el edil señaló la necesidad de acometer inversiones de carácter no estructural como la concienciación de la ciudadanía sobre los riesgos que se derivan de las lluvias torrenciales y la formación de las personas para que puedan hacer frente a situaciones de emergencia como la vivida ayer.