lunes, 13 de octubre de 2014

Sí se puede exige la destitución fulminante de Arteaga por su nefasta gestión en el asunto de los cementerios



Arcila y Frías denuncian que el trato de favor a las multinacionales que gestionan los servicios públicos en una constante en este concejal
Pedro Fernández Arcila y Asunción Frías, concejales de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, han exigido hoy al alcalde, José Manuel Bermúdez, la destitución inmediata y fulminante del edil delegado de Servicios Públicos, Dámaso Arteaga, después de que la Junta de Gobierno ordenara hoy la paralización del cobro de la tasa de cementerios.

Esta medida, que fue solicitada con carácter de urgencia por Sí se puede la semana pasada –desde que se tuvo constancia del cobro–, cuestiona las declaraciones del concejal Arteaga, que en todo momento justificó el cobro de esa tasa, pese a que, como ha denunciado la organización ecosocialista, se lleva a cabo ilegalmente, pues es un funcionario con habilitación estatal, y no una empresa privada, quien debe cobrarla.

Además, un informe del Ayuntamiento señala que Cetensa, como adjudicataria del servicio de cementerios, tiene que mantener el equilibrio financiero sin establecer una tasa de mantenimiento. Sin embargo, Arteaga ignoró el criterio de los técnicos municipales y repitió insistentemente la semana pasada que el cobro era correcto, en una defensa de la empresa Cetensa que a Sí se puede le resulta cuando menos chocante en un representante público.

Arcila y Frías piden la destitución de Arteaga “por su manifiesta incompetencia en la gestión de los servicios públicos y por velar por los intereses de las empresas privadas que los desarrollan antes que por el interés público”. Además, el edil lleva todo este mandato desoyendo a los técnicos en relación con el asunto de los cementerios y ocultando durante años informes municipales, “y aquí llueve sobre mojado, porque está ocurriendo lo mismo que se ha hecho respecto a Emmasa, con el añadido de que no han sido tenidos en cuenta acuerdos plenarios que exigen una auditoría a Cetensa”, añadieron los ediles.

La gestión del caso cementerios por parte de Bermúdez y su equipo ha sido una auténtica chapuza, según Sí se puede, un extremo que queda nuevamente de manifiesto por la improvisación con la que ha actuado el alcalde, aprobando en el Pleno una ordenanza para el cobro de una tasa con el voto de CC y PSOE y ordenando hoy a Cetensa paralizar su cobro una vez que esta comenzara a hacerlo.

Este modo de actuar se hace también patente con recientes declaraciones del alcalde en las que dijo que la tasa cuyo cobro ha quedado paralizado es una tarifa, “algo totalmente incorrecto, y no sabemos si lo hace por ignorancia o con la pretensión de crear confusión entre la población –señalaron hoy los ediles–. Las tasas son tributos y no puede cobrarlas una empresa privada, ni siquiera con autorización municipal”.

“Nosotros venimos manteniendo desde hace tiempo –añadieron– que Coalición Canaria no es un partido nacionalista, sino multinacionalista, porque en lugar de defender los intereses de los ciudadanos protege a las grandes empresas a las que ha entregado los servicios públicos esenciales de la ciudad –afirmaron–; y ahora el propio Bermúdez nos da la razón al decirnos que Cetensa hace exactamente lo mismo que Sacyr-Vallehermoso desde que se hizo cargo de la gestión de Emmasa”.