martes, 5 de agosto de 2014

Frías traslada una propuesta vecinal para crear huertos urbanos en La Salud



La concejala se reunió ayer con solicitantes que llevan un año esperando respuesta del Ayuntamiento
Solar donde se quiere habilitar un huerto urbano.
Asunción Frías, concejala de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, trasladará a la Corporación una propuesta de la asociación de vecinos Ruymán y de varias solicitantes de Salud Alto y Salud Bajo, para convertir una parte de un gran solar público de 6.000 metros cuadrados en huertos urbanos. La otra parte de este terreno, situado por encima de la propia asociación, pretenden que sea utilizada como aparcamiento, dadas las carencias que hay en el barrio.

Esta propuesta fue realizada ayer a Frías por parte de representantes de esa entidad y por varias vecinas que solicitaron participar en un huerto urbano el verano pasado y llevan más de un año esperando respuesta municipal. La reunión, en la que también estuvieron presentes la portavoz de Sí se puede en el distrito, Concepción Pérez Mendoza, y un experto en la materia, comenzó en el local vecinal y finalizó con un recorrido por posibles solares aptos para su uso agrícola, entre los que se eligió el mejor por su titularidad pública, extensión y ubicación.

Frías recordó hoy que el Ayuntamiento no está cumpliendo sus compromisos en relación con la moción de Sí se puede aprobada en enero de 2012 para la creación de una red de huertos urbanos en todo el municipio. La concejala de Consumo y Medio Ambiente, Yuri Mas, reconoció esta circunstancia durante la Comisión de Control del pasado mes de junio, en la que también admitió que la creación de huertos urbanos en algunos barrios, como La Salud y Ofra, es una demanda de la ciudadanía, tal y como viene advirtiendo Sí se puede desde hace años.

Después de la citada Comisión, el grupo de gobierno sigue sin dar ningún paso para continuar trabajando en el proyecto de huertos urbanos y se ampara, como hizo Mas en la citada sesión, en la falta de medios. En este sentido, Frías considera que hay poca voluntad política para impulsar la iniciativa en los barrios, en los que hay muchas personas dispuestas a trabajar gratuita y voluntariamente para mejorar su entorno.