jueves, 7 de agosto de 2014

El Humilladero lleva 15 años esperando a que Emmasa acople el barrio al sistema general de alcantarillado



* Abdullah, vocal de Sí se puede, pide al Ayuntamiento que cumpla con los vecinos, algunos de los cuales son obligados a pagar la tasa
* Apenas veinte metros separan la red local de evacuación de la general
Roberto Abdullah, vocal de Sí se puede en el distrito Suroeste de Santa Cruz de Tenerife, denunció hoy que los vecinos de El Humilladero llevan quince años esperando a que Emmasa acople el barrio a la red general de alcantarillado, que dista apenas veinte metros del sistema local de evacuación instalado por la empresa de aguas. Esta red local se ejecutó hace precisamente quince años, pero no tiene ninguna utilidad al no estar conectada a la general.

Abdullah se hace eco de esta manera de las demandas de la asociación de vecinos El Humilladero, cuyo portavoz, Antonio Mesa, señaló hoy que Emmasa les exigió por carta hace un año que conectaran las viviendas a la red local del barrio, algo que es técnicamente inviable, pues las aguas fecales no irían a parar a ninguna parte y reventarían el alcantarillado. “No nos vamos a comer la mierda”, manifestó rotundamente el representante vecinal.

Se da la circunstancia de que, a pesar de no contar con este servicio, algunos de los 300 vecinos del barrio están pagando a Emmasa la correspondiente tasa de alcantarillado, obligados por determinados aspectos técnicos de la normativa que regula la eliminación de aguas fecales.

Para resolver el problema de la evacuación, las viviendas tienen instalados pozos negros, un sistema que, pese a estar expresamente prohibido por la Unión Europea, es la única solución para El Humilladero ante la inacción de la empresa y del Ayuntamiento, al que Abdullah le pide que actúe de inmediato.

El representante de Sí se puede considera “surrealista” que varios cientos de ciudadanos no puedan contar con un servicio esencial como es el de alcantarillado por apenas veinte metros de tubería, los que serían necesarios para acoplar la red del barrio al sistema general de evacuación de aguas fecales. Y todo ello a pesar de que los vecinos han mantenido varias reuniones con representantes de Emmasa, que sigue sin dar una respuesta satisfactoria a sus necesidades.