miércoles, 2 de julio de 2014

Frías denuncia que se les está negando el derecho a percibir la PCI a unas mil familias en Santa Cruz



Hay cientos de expedientes sin resolver en el Gobierno de Canarias y unas 500 familias siguen en lista de espera en el municipio

Asunción Frías, concejala de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, denunció hoy que la gestión de la Prestación Canaria de Inserción (PCI) en el municipio sigue siendo caótica, como consecuencia de lo cual se les está negando a unas mil familias el derecho a percibir esta ayuda. Los responsables de esta situación, según Frías, son el Consistorio y el Gobierno de Canarias.

La concejala señaló que sigue habiendo alrededor de 500 familias en lista de espera para poder pedir la PCI en el municipio y, de las solicitudes que sí se han podido tramitar por parte del Ayuntamiento, hay cientos de expedientes sin resolver por parte de la Dirección General de Bienestar Social del Gobierno de Canarias. Además, de las resueltas positivamente –las que ya tienen el derecho reconocido– no ha sido dada de alta ninguna en el último trimestre.

La situación se complica por el hecho de que las familias que estaban cobrando la ayuda y han solicitado la renovación por tener derecho a ella automáticamente tampoco cobran desde hace tres meses. La causa de esta situación es que se ha terminado el presupuesto que el Gobierno tenía destinado a la PCI para todo 2014, señaló hoy Frías, que ha pedido la comparecencia de la concejala de Atención Social, Alicia Álvarez, en la Comisión de Control de este mes para que explique qué piensa hacer el Ayuntamiento ante esta dramática realidad.

UTS desbordadas
La portavoz ecosocialista añadió que la mayoría de las Unidades de Trabajo Social (UTS) del municipio no tienen tiempo para poder realizar el apoyo a la integración social vinculada a la ayuda, por lo que no se está favoreciendo la integración laboral de estas personas, que se supone que es el objetivo último de la ley que regula la PCI. “Estos datos son de una una enorme gravedad, pues mil familias son miles de personas que no están percibiendo ningún tipo de ingresos, por lo que se ven abocadas a recurrir a la beneficencia o a buscar el dinero de cualquier otra manera irregular para poder comer”, señaló Frías.

En el transcurso de la Comisión de Control, Sí se puede pedirá al Ayuntamiento que dedique más recursos humanos y económicos a gestionar la PCI y que tenga una postura más valiente y firme en la exigencia presupuestaria a Inés Rojas, consejera de Bienestar Social del Gobierno canario.