sábado, 28 de junio de 2014

Arcila denuncia que Añaza no tendrá zona de baño este verano, pese a las promesas de Dámaso Arteaga



La autorización de Costas y la adjudicación del proyecto, que aún no está en el Ayuntamiento, impedirán que la obra esté lista antes de septiembre
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, denunció hoy que el barrio de Añaza se quedará este verano sin una zona de baño, pese a las promesas en sentido contrario por parte del delegado de Obras y Servicios, Dámaso Arteaga, que en febrero pasado rechazó una propuesta de Sí se puede con el argumento de que el grupo de gobierno ya trabajaba en ello.

Arcila preguntó ayer a Arteaga en el Pleno sobre el desarrollo de la actuación prometida por el grupo de gobierno, a lo que el concejal de Obras respondió que aún ni siquiera había recibido el proyecto y que este le llegaría en el plazo de una o dos semanas. Posteriormente, recordó hoy Arcila, faltan la autorización de la Demarcación de Costas de Tenerife y la adjudicación del proyecto, procedimientos que retrasarían el inicio de las obras unos dos meses.

De esta manera, en el mejor de los casos los trabajos estarían en plena ejecución en septiembre, con lo cual la afirmación de Arteaga de que Añaza tendría este verano una zona de baño es absolutamente falsa. Durante el Pleno de ayer, Arcila indicó que el grupo de gobierno ha tenido meses para realizar todos los trámites administrativos previos que habrían permitido adelantarse y tener las obras concluidas antes del comienzo del periodo estival.

De hecho, fue hace cuatro meses, en el Pleno de febrero, cuando el Gobierno local rechazó una propuesta de Sí se puede para habilitar el muellito de Añaza como zona de baño a través de un proyecto de bajo coste y fácil ejecución diseñado por el arquitecto Joaquín Galera a partir de ideas de los propios vecinos. Al rechazar la iniciativa, Dámaso Arteaga argumentó que ya se contaba con una partida presupuestaria para esa actuación, pero, lamentablemente, en este tiempo no dio un solo paso para hacer realidad la demanda de los vecinos de Añaza.

La idea de Sí se puede era consecuencia de la falta de un espacio de baño en esta parte del litoral, lo que lleva a los ciudadanos de la zona a tener que trasladarse a otros municipios. En una asamblea celebrada en febrero con miembros de Sí se puede y vecinos de Añaza, estos demandaron unas mejoras sencillas y rápidas en el muellito para poder bañarse allí este verano y pidieron que no se hagan grandes promesas, como el proyecto “Pasea”, presentado en 2004 con un presupuesto de 40 millones de euros y que nunca se llevó a cabo.