martes, 1 de abril de 2014

Pedro Arcila ve en las reticencias de la Cotmac una oportunidad para retomar desde cero el Plan General



* El edil de Sí se puede recuerda que el PGO nació mutilado y que no responde a la realidad actual del municipio
* La organización pedirá explicaciones en la Comisión de Control sobre la supuesta “mano negra” que frena el planeamiento desde el Gobierno
Foto: Mataparda.
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, dijo hoy que las reticencias mostradas por la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias (Cotmac) para publicar de manera definitiva el Plan General de Ordenación (PGO) del municipio se presenta como una oportunidad para retomar desde cero un planeamiento que, recordó el edil, nació mutilado desde el momento en el que la mayor parte del suelo urbano sigue en suspenso debido al conflicto del fuera de ordenación.

Arcila dijo hoy que si la Cotmac está poniendo tantos obstáculos para la publicación del PGO, que fue aprobado de manera definitiva por ese órgano del Gobierno canario el 30 de julio de 2013, es porque el documento sigue conteniendo algún vicio, ya sea de forma o de fondo, y pidió explicaciones al grupo de gobierno municipal sobre este extremo.

Además, el concejal ecosocialista ha pedido la comparecencia del delegado de Urbanismo, José Ángel Martín, en la próxima Comisión de Control para que explique a qué se refiere el alcalde, José Manuel Bermúdez, cuando habla de “una mano negra en el Gobierno” en relación con este retraso.

El portavoz de Sí se puede recordó hoy la postura de su partido sobre el planeamiento municipal, que pasa por retomar desde cero el documento, dado que, pese a que el Gobierno local alardea de que el PGO deja resuelta la ordenación del 80% de la superficie del municipio, es en el otro 20% en el que se concentra el grave problema del fuera de ordenación, que afecta a casi 60.000 ciudadanos.

Además, el Plan está diseñado acorde a una realidad, la de la burbuja inmobiliaria, que no se corresponde con la actual, marcada por la crisis y las agresivas políticas neoliberales. Por otra parte, la reelaboración del PGO serviría para que esta vez los gobernantes cumplieran con su palabra en relación con la promesa dada al Suroeste de que se limitaría el suelo urbanizable y con el compromiso de proteger una zona de alta riqueza natural en el litoral comprendido entre la refinería y Añaza.