martes, 29 de abril de 2014

El Diputado del Común acepta la petición de Sí se puede de intermediar en el conflicto de la vivienda



* Tras reunirse hoy con Arcila y Frías, Saavedra solicitará a los grupos municipales que le permitan actuar para desbloquear la situación
* La organización considera prioritario intervenir en La Candelaria
Saavedra, hoy con Arcila y Frías.
El Diputado del Común, Jerónimo Saavedra, aceptó hoy la petición de Sí se puede de que intermedie en el conflicto entre administraciones en relación con los convenios de rehabilitación de viviendas en el municipio de Santa Cruz de Tenerife. El alto comisionado del Parlamento de Canarias se reunió hoy con los concejales de Sí se puede en la capital tinerfeña, Pedro Fernández Arcila y Asunción Frías, que le transmitieron la urgente necesidad de desbloquear este contencioso.

En el transcurso del encuentro, celebrado en la sede del Diputado del Común en Santa Cruz, Saavedra les dijo a ambos que en los próximos días se pondrá en contacto con los portavoces de todos los grupos políticos del Consistorio para pedirles que accedan a que intermedie entre las administraciones estatal, canaria y local para desbloquear los convenios de rehabilitación de viviendas de los años 2005-2008 y 2009-2012. Si la respuesta de estos es afirmativa, con posterioridad el Diputado del Común mantendrá una reunión con todos ellos para dar los primeros pasos en el proceso de negociación.

A la salida de la reunión, Arcila y Frías señalaron que, una vez que se logre desbloquear esta situación, que Sí se puede achaca a diferentes interpretaciones por parte de las administraciones sobre los citados convenios, es prioritario actuar sobre las viviendas del barrio de La Candelaria, pues tanto los inmuebles como las zonas comunes presentan un estado lamentable y las familias requieren una solución en el menor plazo posible.

Los dos concejales de Sí se puede valoraron la actitud constructiva de Saavedra y confiaron en que con su experiencia, sus conocimientos y sus cualidades humanas será posible poner fin a un conflicto que ha tenido como únicas víctimas a los cientos de familias de Santa Cruz que han visto pasar los años sin que se ponga remedio a sus problemas de habitabilidad.