sábado, 22 de marzo de 2014

Asunción Frías pregunta al Pleno por el retraso en la contratación del servicio de atención domiciliaria



Quiere conocer los cambios en el pliego respecto al acuerdo plenario que supuestamente garantizaba la contratación de las trabajadoras de Mararía
Asunción Frías, concejala de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, preguntará en el próximo Pleno ordinario sobre las causas por las que se sigue retrasando el proceso de contratación pública del servicio de atención domiciliaria, que quedó en suspenso en verano de 2012 tras el desistimiento de la cooperativa Mararía.

En su interpelación al Pleno, Frías preguntará cuándo va a convocarse el concurso y qué cambios se prevén en el pliego de condiciones administrativas respecto a los acuerdos plenarios en relación con la contratación de las extrabajadoras de Mararía. Sobre este aspecto, la concejala ecosocialista recuerda que el Pleno aprobó en su día garantizar los trabajos de todas ellas, algo que, como se ha confirmado en reiteradas ocasiones, es imposible cumplir sin caer en prevaricación.

Esta pregunta es una acción más de Sí se puede en su afán por lograr la mayor transparencia posible en el conflicto del llamado caso Mararía, una tarea que se enfrenta, en palabras de Frías, al “persistente e incomprensible apagón informativo que vienen practicando la presidenta del Instituto Municipal de Atención Social (IMAS), Alicia Álvarez, y el resto del grupo de gobierno”.

Muestra del escaso interés del Gobierno local por arrojar luz sobre este asunto es el hecho de que la organización ecosocialista solicitó por primera vez el borrador del pliego de cláusulas administrativas para la contratación del servicio en enero de 2013 y, más de un año después, esta información sigue sin llegar a manos de los concejales de Sí se puede, que la han vuelto a reclamar varias veces.

Frías viene advirtiendo desde el comienzo de este conflicto laboral que el Ayunta­miento no está en disposición, contrariamente a lo que afirma, de garantizar la reincorporación de todas las extrabajadoras de Mararía a los puestos que desempeñaban antes del verano de 2012. Además, la organización también aclara que el acuerdo alcanzado entre el consistorio y el sindicato UGT en diciembre no asegura la recontratación de todas ellas.