martes, 21 de enero de 2014

Sí se puede cree patético que un alcalde nacionalista quiera convertir Santa Cruz en un pequeño Miami



* Arcila y Frías apuestan por el desarrollo sostenible del municipio
* Critican la complicidad del PSC, que se autocalifica de “socialista”
Pedro Fernández Arcila y Asunción Frías, concejales de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, no dudaron hoy en criticar con la mayor dureza la idea del alcalde, José Manuel Bermúdez, de apostar para el municipio por un modelo de desarrollo similar al de Miami, tal y como este expuso ayer en un foro económico celebrado en la capital tinerfeña.

“Nos parece patético que un gobernante que se dice nacionalista proponga un modelo económico que convertiría a Santa Cruz en un pequeño Miami, cuando esa ciudad es uno de los ejemplos más claros del fracaso del neoliberalismo más salvaje, uno de los lugares donde más ha aumentado el paro y la pobreza en medio de esta estafa que el capitalismo ha autodenominado crisis”, indicaron los ediles.

La propuesta de Bermúdez, añadieron, “no puede obedecer a otra cosa que a la ausencia total de ideas, lo que le lleva a un corta y pega de otros modelos con el que se aleja radicalmente de los valores de Canarias, en lugar de generar un sistema autocentrado y sostenible que parta de las enormes potencialidades naturales y culturales de Santa Cruz”. Además, Arcila y Frías consideran lamentable que el PSC, partido que cogobierna en la ciudad y que se califica de socialista, sea cómplice de iniciativas disparatadas como esta.

Frente a las ideas de Bermúdez, Sí se puede propone un modelo alternativo de desarrollo local basado en los criterios de redistribución de la riqueza, avance hacia la soberanía alimentaria y energética, fortalecimiento del sector público, apoyo a la autogestión comunitaria, regeneración democrática y rehabilitación del medio natural y cultural.

La propuesta CC y el PSC para este municipio es el reflejo de un modelo social, económico, ecológico y político agotado, implementado por quienes han gobernado y gobiernan en Santa Cruz y en la mayoría de las instituciones de Canarias. La crisis económica mundial, que es también social y ecológica, se ha visto reforzada en la capital tinerfeña por una grave crisis política e institucional cuyo final se ve lejos, señalaron los ediles, por lo que no basta con corregir el sistema actual: el reto de las generaciones actuales y futuras es transformarlo en profun­didad.

En el caso de Santa Cruz, el cambio de modelo implica un impulso firme a la producción de cercanía en el sector primario, avanzando así hacia la soberanía alimentaria; una apuesta decidida por las energías renovables en el sector secundario, empezando así a dar pasos serios hacia la soberanía energética; y una reconfiguración de toda la economía desde una lógica que garantice los procesos de sostenibilidad de la vida que genere más empleo sin destruir el territorio. Además, se debe reforzar e impulsar la actividad del puerto como uno de los motores de la economía de la ciudad.