viernes, 13 de diciembre de 2013

Sí se puede denuncia que el temporal sacó a relucir una vez más el olvido que padece el Suroeste



Abdullah enumera los daños causados por las lluvias ante la inoperancia del Ayuntamiento, que sigue centrando sus esfuerzos en el centro
Calle inundada por aguas de la zona de Aldeas Infantiles.
Roberto Abdullah, vocal de Sí se puede en el distrito Suroeste de Santa Cruz de Tenerife, afirmó hoy que el temporal de lluvia y viento que azotó la isla esta semana ha vuelto a dejar al descubierto el olvido que padece toda esta parte del municipio, en contraste con el esmero mostrado por los responsables municipales por resolver los daños y las consecuencias del mal tiempo en el centro de la ciudad y en algunas zonas periféricas, como Ofra.

“Con el último temporal, como ha ocurrido en ocasiones anteriores, salen a relucir los problemas que padecen los núcleos de El Tablero, Llano del Moro y El Sobradillo, e incluso zonas urbanas como Tíncer, debido a la existencia de calles sin asfaltar, lo que ocasiona que tras lluvias intensas como las de esta semana los vecinos se queden varios días incomunicados”, señaló hoy el vocal de Sí se puede.

Además del drenaje inexistente por ausencia de asfaltado, los problemas se agravan en áreas como La Gallega, Barranco Grande y El Sobradillo por el deficiente alcanta­ri­llado, lo que ha provocado que se aneguen varias viviendas, como ocurrió en la calle Juan Cabrera. Además, en otros puntos se han producido movimientos de paredes que amenazan con derrumbarse, pero el Ayuntamiento, en un alarde de improvisación, se ha limitado a poner vallas en lugar de retirar definitivamente estos muros, que suponen una amenaza para la seguridad de las personas.

Muro en peligro de derrumbe.
Aldeas Infantiles
Uno de los problemas más graves que se han producido tiene que ver con las inundaciones provocadas en El Tablero por el desvío de las aguas pluviales de la parte de Aldeas Infantiles a un barranquillo que anegó y dejó parcialmente incomunicada la zona de El Cubujón. Esta situación se produce por la decisión del Consejo Insular de Aguas de realizar dicha canalización, pese a las protestas realizadas en su día por la asociación de vecinos de El Tablero y por la Federación de Asociaciones Vecinales del Distrito Suroeste (Fadod).