miércoles, 18 de diciembre de 2013

Sí se puede denuncia que el presupuesto de 2014 reduce el porcentaje de gasto en servicios sociales



* Arcila y Frías presentan una enmienda a la totalidad de las cuentas
* La organización sigue pidiendo la responsabilidad patrimonial de quienes generaron deuda
Pedro Fernández Arcila y Asunción Frías, concejales de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, registraron en la mañana de hoy una enmienda a la totalidad del presupuesto municipal para el ejercicio de 2014, que será debatido en el Pleno del próximo viernes. Entre los motivos de su rechazo destaca el hecho de que las cuentas reducen su porcentaje para servicios sociales, pese a que el grupo de gobierno las presenta como “comprometidas socialmente”.

Frente a esta afirmación gratuita de la alianza CC-PSC, Arcila y Frías afirman que el proyecto de presupuesto es menos social que el de los años anteriores, pues su cuota social se ha reducido, en términos relativos, en un 0,24% desde 2013 y en un 0,4% desde 2012. Mientras las cuentas han crecido un 21,68% en el último bienio, lo destinado al Instituto Municipal de Atención Social (IMAS) ha aumentado un 13,03%, es decir, en 8,65 puntos porcentuales menos.

Además, Sí se puede reclama una vez más, en su enmienda a la totalidad, la responsabilidad patrimonial de quienes generaron deuda, concretamente en relación con la de más de 75 millones de euros que tiene Inversiones Las Teresitas con el Ayuntamiento. Por otra parte, los ediles ecosocialistas rechazan la previsión de un nuevo endeudamiento por valor de más de 27 millones de euros, a no ser que ese dinero se destine a servicios sociales, un destino que, en su mayoría, no es el previsto por la corporación.


Empresas municipales
Sí se puede también planteará en el Pleno del viernes “un cambio importante en el modelo de gestión o una reestructuración administrativa, porque varios organismos autónomos y empresas municipales no están respondiendo a las expectativas de eficacia con los que fueron creados”. Dos casos concretos son la empresa municipal de viviendas y la Gerencia de Urbanismo, un organismo este último “llamado a una profunda transformación”.

En el mismo ámbito de los servicios municipales, Sí se puede vuelve a denunciar en su enmienda a la totalidad el proceso de privatización de empresas públicas que cumplen funciones esenciales para la ciudadanía. A los ejemplos más evidentes de fracaso en la privatización –Emmasa y servicio de cementerios– se suman otros como la gestión de residuos y el mantenimiento de los espacios verdes, en los que los representantes públicos quedan de facto privados de la posibilidad de intervenir.

Arcila y Frías inciden también en la necesidad de implementar unos presupuestos participativos. Tras la aprobación de la moción para implantar este sistema en el municipio, presentada por Sí se puede en febrero de 2012, el equipo de gobierno apenas ha dado unos tímidos pasos para su cumplimiento, afirma la organización. Por último, los concejales denuncian que existe un gran desequilibrio entre las actividades desarrolladas en el centro de la ciudad y las que llegan a los barrios, especialmente en el ámbito cultural, tal y como se refleja en el presupuesto del Organismo Autónomo de Cultura.