lunes, 30 de diciembre de 2013

Frías afirma que el Plan Estratégico de Servicios Sociales adolece de importantes deficiencias



Sí se puede, único partido que presentó aportaciones, cree necesario revisar aspectos esenciales del documento aprobado por el IMAS
Asunción Frías, concejala de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, afirmó hoy que el Plan Estratégico Municipal de Servicios Sociales para el periodo 2014-2018, aprobado esta mañana en el Consejo Rector del Instituto Municipal de Atención Social (IMAS), se ha elaborado sin un diagnóstico previo de las necesidades reales, por lo que carece de efectividad.

La mayoría de la información específica sobre la realidad social de Santa Cruz se basa en los datos de la demanda que llega al IMAS, que, a su vez, están totalmente mediatizados por la oferta realizada por los propios Servicios Sociales. Además de partir de los datos con los que ya contaba el IMAS, se hacía necesario un estudio en profundidad de la realidad social del municipio, señaló Frías, que también lamentó el poco margen que se ha dado a la participación para su diseño. “Partir de un diagnóstico participativo y profundo es un requisito para que el Plan esté bien orientado y, en este caso, es un pilar básico que cojea”, afirmó la concejala.

Asimismo, el documento parte de una concepción restrictiva de los servicios sociales, ya que presenta un sistema centrado en la acción contra la exclusión social y no se da un enfoque de servicios para el desarrollo personal y social en el que la lucha contra la exclusión sea solamente una de las líneas de trabajo.

Cabe destacar que Sí se puede fue el único partido con representación en el Ayuntamiento que presentó aportaciones al borrador, aunque Frías lamentó que el grupo de gobierno solo haya tenido en cuenta las menos significativas, como la eliminación del padrón de 2012 como documento estadístico base.

Por todo ello, la concejala aseguró hoy que, pese a que su organización fue la que propuso hace 15 meses la elaboración de este Plan y durante todo este tiempo ha insistido en la necesidad de ponerlo en práctica, no le queda más remedio que reclamar una revisión en profundidad del citado documento.

Esta postura se justifica en las dos lagunas fundamentales de partida: la ausencia de diagnóstico y la concepción restrictiva de los servicios sociales, que conducen a la necesidad de rehacer todo el proceso desde una perspectiva más dialéctica y participativa, pues el documento actual refleja más un organigrama de lo que ya existe que el plan que realmente necesita Santa Cruz.