jueves, 12 de diciembre de 2013

El acuerdo del Ayuntamiento con UGT no garantiza la contratación de todas las extrabajadoras de Mararía



Frías lamenta que el grupo de gobierno siga con su apagón informativo y no haya llevado a la Comisión de Control el pliego de condiciones
Asunción Frías, concejala de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, advirtió hoy, en el transcurso de la Comisión de Control, que el acuerdo alcanzado entre el consistorio y el sindicato UGT no asegura la reincorporación de  las extrabajadoras de la cooperativa Mararía a sus puestos, por lo que queda muy por debajo de los compromisos aprobados en su día en el Pleno, que eran garantizar los trabajos de todas ellas. Como se ha confirmado y como la edil ecosocialista ya advirtió hace un año, era imposible cumplir estos acuerdos sin caer en prevaricación.

Frías, que había pedido la comparecencia de la delegada de Asuntos Sociales, Alicia Álvarez, en la Comisión de Control de hoy, dijo durante la sesión que el grupo de gobierno continúa con su apagón informativo, pues, tras el acuerdo alcanzado ayer con el sindicato UGT, sigue negándose a entregar a los grupos de la oposición el pliego de condiciones para la contratación del servicio.

Según lo suscrito ayer por el alcalde, José Manuel Bermúdez; la concejala Alicia Álvarez; y el secretario de la Federación de Servicios Públicos de UGT-Canarias, Francisco Bautista, el sindicato se compromete a retirar el recurso contencioso-administrativo presentado en su día en relación con este caso a cambio de que se abra el procedimiento de adjudicación en el plazo de quince días y que en este se favorezca a aquellas empresas “que vinculen su oferta a la contratación de personal con experiencia acreditada en el ámbito personal y territorial del objeto del contrato”.

Frías cree que este punto no garantiza la recontratación de las trabajadoras, pues, por ejemplo, las personas que actualmente prestan el servicio también cumplen estos requisitos, pero dijo entender la postura de las afectadas, ya que, tras un año y medio de espera, “se tienen que aferrar a un clavo ardiendo y prefieren pájaro en mano que ciento volando, aunque lo cierto es que ni siquiera tienen un pájaro en mano, porque las condiciones acordadas ayer no son en absoluto una garantía para ellas”.

Asimismo, la concejala ecosocialista criticó duramente la actitud “poco ética” del Ayuntamiento en la negociación con las extrabajadoras, pues según varias de ellas le han comunicado a Frías, en cierta manera se han sentido forzadas a renunciar al contencioso bajo la velada advertencia de que, en caso contrario, el litigio se prolongaría durante años.