lunes, 25 de noviembre de 2013

Pedro Arcila critica el derroche de dinero en la compra de flores y plantas a empresas privadas



Sí se puede propone potenciar el vivero municipal del barrio de La Salud
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, criticó hoy el derroche económico que supone la adquisición de miles de plantas de temporada a empresas privadas para embellecer la ciudad, no solo durante la campaña navideña, sino a lo largo de todo el año. El edil recordó que la capital dispone de un vivero municipal en el barrio de La Salud que debería ser potenciado para evitar “el sangrante trasvase de recursos del sector público municipal al privado”.

La postura de la organización ecosocialista va en consonancia con lo planteado el año pasado durante el debate de los presupuestos municipales para el presente ejercicio. En aquella ocasión, Sí se puede criticó duramente, en su enmienda a la totalidad de las cuentas de la ciudad para 2013, el enorme gasto que se deriva de la compra de flores y plantas de temporada mientras existe un vivero municipal que los responsables del Ayuntamiento han dejado morir para dejar en manos privadas un servicio que sería un importante motor de empleo para Santa Cruz.

En esta línea, el grupo de gobierno deberá responder en el Pleno de este viernes a una pregunta planteada por Arcila en julio pasado y que ha quedado relegada en sucesivas sesiones, acerca del gasto en esta materia a lo largo del pasado año. El edil desea saber cuál es el importe total que se ha gastado en el año 2012 el Ayuntamiento de Santa Cruz en concepto de compra de plantas y flores, árboles y césped suministrados por empresas privadas, sea cual fuera la modalidad de contratación administrativa.

Arcila indicó hoy que el abandono del vivero municipal y la adquisición de este material a empresas privadas no es más que otra muestra del empeño mostrado a lo largo de los años por Coalición Canaria por privatizar los servicios públicos del municipio, lo que lleva irremediablemente a la mengua del erario en favor de intereses particulares que, por su propia naturaleza, buscan el beneficio económico a costa del bolsillo de todos los ciudadanos.