martes, 26 de noviembre de 2013

Frías denuncia el escandaloso retraso del Gobierno canario en responder a las solicitudes de la PCI



Solo un 6,5% de los expedientes remitidos en 2013 por el IMAS a la Dirección General de Bienestar Social han sido resueltos
Asunción Frías, concejala de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, denunció hoy el escandaloso retraso de la Dirección General de Bienestar Social del Gobierno de Canarias en responder durante el presente año a las solicitudes cursadas por ciudadanos en este mismo periodo para acogerse a la Prestación Canaria de Inserción (PCI) a través del Instituto Municipal de Atención Social (IMAS).

Según la respuesta dada ayer por la delegada de Atención Social, Alicia Álvarez, a una pregunta por escrito presentada por Frías el pasado mes de octubre sobre la PCI, la Dirección General de Bienestar Social solo ha resuelto este año 28 de los 430 expedientes remitidos en el mismo periodo desde el IMAS, lo que supone apenas un 6,5% del total.

Sí se puede considera que este retraso es una muestra más del desprecio que el Gobierno canario viene manifestando a los perceptores de la PCI y que ha quedado patente durante este año con retrasos injustificados en los abonos y también en la pasividad con la que el Ejecutivo ha actuado ante las demandas del propio Ayuntamiento para agilizar unas ayudas de las que dependen cientos de familias sin recursos económicos.

No obstante, Frías también responsabiliza al consistorio de la mala gestión por no haber tenido personal que tramitara las nuevas solicitudes en el primer trimestre de 2013. La organización ecosocialista ha mostrado en los últimos meses su preocupación por la incapacidad de reacción que está manifes­tando el grupo de gobierno ante un asunto de una importancia crucial para miles de ciudadanos del municipio.

Sí se puede lleva años reclamando un sistema de garantía de rentas que asegure a las personas la satisfacción de sus necesidades desde una lógica de autonomía y dignidad. Ante los elevados niveles de pobreza y desempleo, Frías considera que en lugar de adelgazar el Estado social, los gobiernos han de garantizar el bienestar de la ciudadanía y no el de los mercados.

Sin embargo, la respuesta que se está dando desde las administraciones no está a la altura. En el caso de Santa Cruz, Frías reconoce ciertas mejoras en el ámbito de los servicios sociales respecto a etapas anteriores, pero los centros integrales de atención social de la mayoría de los distritos siguen estando desbordados porque no cuentan con recursos para responder de forma efectiva a muchos problemas ni para apoyar en su proceso de integración a las personas más vulnerables.