viernes, 15 de noviembre de 2013

Arcila pide al alcalde el contenido del convenio a tres bandas para el uso civil del cuartel de Almeida



El concejal cree que el grupo de gobierno va una vez más a remolque de iniciativas que presenta su organización
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, ha pedido hoy por escrito al alcalde, José Manuel Bermúdez, el contenido del convenio o, en su defecto, del borrador que en estos días preparan el propio Ayuntamiento, el Cabildo Insular de Tenerife y el Ministerio de Defensa para el uso civil del cuartel de Almeida, una vieja demanda de la ciudad.

El edil afirmó hoy que el grupo de gobierno, con el alcalde a la cabeza, va una vez más a remolque de las iniciativas que presenta la oposición, especialmente las de la organización a la que representa Arcila. En el caso concreto de Almeida, Sí se puede fue la primera en alertar del anuncio del Ministerio de Defensa, hecho público el pasado mes de julio, de que no tenía intención de abandonar las instalaciones de este recinto, ubicado en el barrio de El Toscal.

En aquella ocasión, Arcila llevó el asunto a la Comisión de Control, pero el gobierno local fue incapaz de comprometerse a defender el uso civil de Almeida, tal y como contempla del Plan General de Ordenación (PGO) y como vienen demandando los ciudadanos de El Toscal desde hace décadas.

Ahora, y ante la presión de Sí se puede y las protestas de la ciudadanía, el Ayuntamiento anunció días atrás en la prensa que estaba en marcha un convenio entre las administraciones local, insular y estatal para posibilitar la conversión del cuartel en un espacio para el disfrute de los chicharreros, por lo que Arcila reclama al alcalde que aporte toda la información que tenga al respecto, incluyendo el contenido del acuerdo, pues, según el citado anuncio, sería firmado a lo largo del presente mes.

Además, el portavoz de Sí se puede criticó la poca transparencia del grupo de gobierno en relación con este acuerdo, pues un convenio de tal envergadura y sobre un asunto que es del mayor interés para la ciudadanía debía ser conocido no solo por los grupos que conforman el Pleno, sino por todos los vecinos del municipio; más aún cuando las respuestas dadas en los últimos meses en torno a las preguntas de su partido han sido siempre el silencio.