miércoles, 16 de octubre de 2013

Arcila ve similitudes entre la denuncia de la Fiscalía contra Emalsa y la actuación de Sacyr en Santa Cruz



Exige al grupo de gobierno que inicie la auditoría acordada en el Pleno

Las razones por las que la Fiscalía de Las Palmas ha interpuesto denuncia contra Emalsa, la empresa pública destinada a la gestión del servicio del agua en la capital grancanaria, por un presunto delito societario son similares a las irregularidades detectadas por Sí se puede en la gestión de Emmasa por parte de su socio mayoritario, Sacyr Vallehermoso, según Pedro Fernández Arcila, concejal de esta organización en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife.

Arcila ha desgranado algunas de las causas que figuran en la denuncia del ministerio público y que han sido cometidas por la empresa Sacyr en Santa Cruz de Tenerife, como las contrataciones irregulares de servicios esenciales por parte de Emmasa con empresas del grupo Sacyr, un hecho que puede ser presuntamente delictivo, tal y como refiere la denuncia de la Fiscalía en relación con la contratación directa de obras y servicios llevada a cabo por Emalsa sin atender a la Ley de Contratos de Estado.

El concejal recordó hoy que Sacyr también está presente en el accionariado de Emalsa y  ha reclamado que el grupo de gobierno acelere la tramitación para iniciar la auditoría de Emmasa sobre estos hechos. Si con estas averiguaciones se confirmaran hechos presuntamente delictivos, el gobierno local no puede dudar en actuar de la misma manera que ha hecho el alcalde de Las Palmas.

Sí se puede ha entendido desde el principio que, en el caso concreto de Emmasa, han sido las empresas subcontratadas del grupo de Sacyr las que han obtenido unos ingentes beneficios que han repercutido en las pérdidas de Emmasa durante varios años, con lo que el presunto delito societario puede ser en el caso de Santa Cruz de Tenerife aún más evidente.

Asimismo, los más de 400.000 euros anuales que Emmasa paga a determinados directivos de empresas del grupo de Sacyr tienen una clara identidad con una de las causas de la denuncia de la Fiscalía cuando se refiere al abono de una serie de remuneraciones complementarias de los gestores de Emalsa que son socios privados de la entidad.

Arcila señaló que “la gestión privada de Emmasa, en manos de una multinacional de la construcción es bastante significativa porque, a pesar de unas pérdidas acumuladas de 11 millones de euros en tan solo seis años de concesión del servicio, la apetencia por seguir incrementando las pérdidas es insaciable”. La cantidad de dinero que se está desviando a las cuentas corrientes de esta multinacional y empresas filiales será equivalente a las pérdidas que está generando para el servicio público. “Será un coste presente y futuro que tendremos que pagar los ciudadanos”, recordó el concejal.