lunes, 21 de octubre de 2013

Arcila no entiende el silencio del alcalde sobre el edificio de ocho plantas previsto para Valleseco



Este nuevo mamotreto está en el entorno del BIC y causará daño paisajístico
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, dijo hoy no entender el silencio del alcalde, José Manuel Bermúdez, en relación con el edificio de ocho plantas previsto para Valleseco en el Plan Especial del Puerto. El edil ecosocialista, que ya ha manifestado en varias ocasiones la oposición frontal de su organización a esta “monstruosidad”, afirmó que el silencio del presidente de la corporación “parece esconder alguna complicidad que no sabemos a qué razón obedece”.

Arcila recordó el énfasis que pone Bermúdez cada vez que se refiere a sus orígenes como vecino de Valleseco, así como al profundo conocimiento que dice tener de la realidad del barrio, algo que “contrasta sorprendentemente con el desinterés que muestra hacia este nuevo mamotreto”, que se encuentra en el entorno del Bien de Interés Cultural (BIC) de Valleseco y que, en caso de construirse, causaría un grave daño paisajístico.

Dada la naturaleza del edificio, totalmente inadecuado para el emplazamiento previsto, los vecinos ya se han mostrado contrarios al proyecto. En este sentido, el portavoz de Sí se puede consideró llamativo que el alcalde no haya informado a los ciudadanos del barrio sobre las pretensiones de la Autoridad Portuaria de Tenerife en la zona.

El Plan Especial del Puerto, actualmente en fase de información pública tras la aprobación inicial de la Gerencia de Urbanismo, prevé la construcción de un edificio de planta baja más siete plantas de altura en el área de influencia del BIC de Valleseco, una actuación incompatible con la protección del Sitio Histórico. “Con estas previsiones urbanísticas comienza a entenderse el rechazo frontal de Pedro Rodríguez Zaragoza, presidente de la Autoridad Portuaria, al BIC”, dijo Arcila.

Sí se puede tiene la intención de recurrir al Cabildo Insular de Tenerife para que intervenga y detenga una actuación que, de llevarse a cabo, causaría un daño irreparable al BIC de Valleseco y a todo el barrio.