jueves, 3 de octubre de 2013

Abdullah pide la apertura de la ludoteca de Añaza, cerrada durante un año pese a las promesas de Bermúdez y Álvarez



Sí se puede lamenta que se haya resuelto el problema en Ofra y se siga sin dar soluciones para el espacio educativo del barrio del Suroeste
Roberto Abdullah, vocal de Sí se puede en el Distrito Suroeste de Santa Cruz de Tenerife, exigió hoy la reapertura de la ludoteca de Añaza, cerrada desde octubre de 2012 por incumplimientos de la empresa que la gestionaba, pese a las promesas del alcalde, José Manuel Bermúdez, y de la concejala de Atención Social, Alicia Álvarez, sobre la inminente reanudación de sus servicios a lo largo de este año.

Abdullah recordó que este recurso es esencial para para muchos menores y familias en situación de vulnerabilidad social y lamentó que Bermúdez y Álvarez hayan incumplido en dos ocasiones su promesa de que reabriría en este ejercicio. Primero lo hizo la concejala en una reunión celebrada en diciembre con extra­ba­ja­­doras,  madres y representantes vecinales de Añaza, cuando anunció que volvería a funcionar en enero; posteriormente, el alcalde y el concejal del Distrito, Hilario Rodríguez, se comprometieron en mayo a abrirla en verano y a que el coste lo asumiría el Distrito, no el Instituto Municipal de Atención Social (IMAS).

Entretanto, no solo las familias del barrio siguen sin contar con este recurso social, sino que las extrabajadoras continúan a la espera de cobrar 7,5 salarios pendientes. Pese a que el IMAS ya abonó en su momento al administrador concursal de la empresa Plif-Plaf toda la deuda pendiente, el proceso de pago a las empleadas no ha culminado.

La entidad Plif-Plaf, encargada de gestionar la ludoteca, quebró el año pasado y provocó el cierre definitivo del centro en noviembre, tras casi un mes de huelga por parte de las trabajadoras en demanda de sus salarios. En este sentido, Abdullah consideró al Ayuntamiento corresponsable de la quiebra de Plif-Plaf por el retraso en el cumplimiento de sus obligaciones económicas con la empresa.

Entretanto, la ludoteca de Ofra, que cerró por circunstancias similares en agosto de 2012, está en proceso de reapertura después de que el Ayuntamiento sacara a concurso la licitación del servicio el pasado mes de septiembre. “Consideramos un agravio comparativo que el grupo de gobierno dé soluciones para uno de los centros y no para el otro”, lamentó hoy Abdullah.

El vocal de Sí se puede también se mostró crítico con los gobernantes locales por haber olvidado el proyecto de construir una escuela infantil municipal en la zona de El Sobradillo-La Gallega, una infraestructura absolutamente necesaria para mejorar los servicios educativos en el Distrito Suroeste.