lunes, 30 de septiembre de 2013

Sí se puede consigue importantes avances en materia de ruidos para María Jiménez y Cueva Bermeja



Arcila logra que se incluya la actividad portuaria de El Bufadero en el mapa de ruido y arranca el compromiso municipal de actuar en la cementera
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, arrancó el pasado viernes dos importantes compromisos del grupo de gobierno en materia de ruido en relación con los barrios de María Jiménez y Cueva Bermeja. En ambos casos, la organización ecosocialista llevaba desde el principio de este mandato reclamando medidas al respecto.

Durante la presentación del mapa de ruido del municipio para su aprobación inicial por parte del Pleno, Arcila logró del grupo de gobierno su promesa de que incluirá la actividad portuaria en María Jiménez en dicho documento. Además, la mayoría gobernante también se comprometió a buscar una solución para los ruidos de la  cementera de Cueva Bermeja.

El mapa de ruido que fue llevado al Pleno para su aprobación inicial no hacía la más mínima mención a los ruidos, especialmente nocturnos, que está generando la actividad portuaria que se desarrolla en El Bufadero (María Jiménez), algo que también fue ignorado en la declaración de impacto ambiental de la obra emitida en 2008. El concejal ecosocialista recordó hoy que “se trata de un impacto que tiene que evaluarse, porque está generando molestias a los vecinos del pueblo, sobre todo los de las viviendas más próximas a la zona portuaria y en La Quebrada”.

Cementera
Igualmente, el concejal se felicitó hoy por el hecho de que el grupo de gobierno reconozca, a raíz de los datos arrojados por el mapa, la gravedad de los ruidos que genera la cementera de Cueva Bermeja, tal y como viene denunciando Sí se puede desde el inicio del presente mandato municipal. Tras una interpelación de Arcila durante el debate sobre este documento en el Pleno del viernes, los gobernantes asumieron que hay que atajar la situación.

La producción de la cementera se realiza en horario nocturno y el nivel de decibelios que emite es excesivo, muy superior a los 35 que se recomiendan para que no afecten al derecho al descanso y por tanto a la salud de los vecinos. El edil de Sí se puede reclama al Ayuntamiento que se le exija a la industria que trabaje en horario diurno y que invierta en tecnología para la reducción de emisiones acústicas.

Las demandas de Sí se puede en relación con la emisión de ruidos se justifican en lo establecido por la Organización Mundial de la Salud, que señala que la contaminación acústica en las ciudades no solo es una molestia, sino también una amenaza para la salud pública. De hecho, el ruido excesivo puede generar dolencias en personas sanas y agravar las de las personas enfermas.