jueves, 29 de agosto de 2013

Roberto Abdullah: “El tanto que se ha apuntado Hilario Rodríguez con las paradas de Tíncer es de los vecinos”



El vocal de Sí se puede critica el abandono al que está sometido el Suroeste
La Gallega. Foto: Manuel Lérida (La Opinión de Tenerife)
Roberto Abdullah, vocal de Sí se puede en el Distrito Suroeste de Santa Cruz de Tenerife, dijo hoy que “el tanto que se ha apuntado el concejal del Distrito, Hilario Rodríguez, sobre la reposición de las tres paradas en la línea 217 de Titsa a su paso por Tíncer les corresponde a los vecinos y a la participación ciudadana”.

El Ayuntamiento informó ayer de que se habían repuesto estas tres paradas tras una serie de reuniones y gestiones de Rodríguez y del alcalde, José Manuel Bermúdez; y el propio concejal aparece en este episodio como la persona “que dio la voz de alarma”, algo que, según Abdullah, no se corresponde con la realidad: “Lo cierto es que fueron los vecinos los primeros que denunciaron esta situación, y la primera organización que informó sobre la irregularidad fue Sí se puede”.

Por ello, el portavoz ecosocialista lamentó que Rodríguez “se eche flores” ante un problema que no conoció de primera mano, como era su obligación dada su condición de concejal de zona, sino por las protestas de los ciudadanos del Suroeste. Además, criticó una vez más que el alcalde “vaya apagando fuegos” en lugar de sentarse con los representantes de los vecinos de todos los barrios del Distrito para abordar de una manera integral los graves problemas que padece esta zona del municipio.

Abandonados
Abdullah afirmó que en materia de transportes el Distrito Suroeste se siente abandonado por la corporación municipal y está “a años luz” de otras partes de la capital. Concretamente, recordó que un usuario de Titsa que viva en El Humilladero y que se tenga que trasladar por motivos de salud al centro de Tomé Cano tiene que tomar tres guaguas. Los vecinos, afirmó Abdullah, esperan que el Ayuntamiento sancione a Titsa por todas las irregularidades que comete la empresa en el Distrito.

El vocal también recordó el agravio comparativo que hasta este verano han tenido que sufrir los vecinos de La Gallega al tener que pagar tarifa interurbana por hacer trayectos urbanos, a pesar de que hace meses se aprobó una moción de Sí se puede para acabar con esta situación.

El problema del transporte es solo una muestra del olvido al que el grupo de gobierno tiene sometidos a los vecinos del Suroeste, que reciben un tratamiento de “ciudadanos de tercera clase”, según Abdullah. La zona sigue esperando respuestas ante asuntos como la apertura de la guardería de El Sobradillo y la ludoteca de Añaza, pero se encuentra con que el alcalde “viene a los barrios para hacer promesas que luego no cumple”. En este sentido, recordó que Bermúdez dijo antes del verano que la ludoteca estaría abierta en el plazo de un mes.

A esto se suma la falta de infraestructuras en todo el Distrito. Así, el único espacio para el deporte con el que cuenta el pueblo de El Tablero es el polideportivo del colegio público, pero este recinto solo abre en horario escolar y para los alumnos. La situación se repite en otros barrios, que siguen esperando por un trato igualitario en relación con los ciudadanos del centro en aspectos tan fundamentales como el asfaltado de las calles, y que también reclaman proyectos y recursos sociales, totalmente inexistentes en La Gallega y El Sobradillo.