miércoles, 31 de julio de 2013

Pedro Arcila afirma que con la mayor parte del suelo urbano suspendido, el nuevo PGO nace mutilado



* Dice que Martín ha faltado a su palabra de limitar el suelo urbanizable en el suroeste y lamenta el apoyo que recibe de Antonio Plasencia
* El planeamiento desprotege conscientemente y con fines urbanísticos la riqueza natural del litoral comprendido entre la refinería y Añaza
Foto: Martely.
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, dijo hoy que el Plan General de Ordenación (PGO) del municipio, aprobado ayer de manera definitiva por la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias (Cotmac), nace mutilado, pues la mayor parte del suelo urbano sigue en suspenso debido al conflicto del fuera de ordenación.

“La alegría mostrada ayer por el grupo de gobierno no se corresponde con la incertidumbre de los casi 60.000 chicharreros que siguen sin tener resuelto este grave conflicto urbanístico”, afirmó el edil, para quien el PGO adolece además de otros defectos de fondo, como la desprotección del suelo rústico del suroeste y del litoral de Añaza, de gran riqueza natural.

Arcila aclaró que, aunque el alcalde, José Manuel Bermúdez, y el concejal de Urbanismo, José Ángel Martín, se jacten de que este documento deja resuelto el planeamiento del 80% de la superficie del municipio, parecen olvidar que buena parte de esta corresponde a zonas con muy baja densidad de población, concreta­mente al macizo de Anaga, mientras que el 20% restante son suelos urbanos, precisamente los afectados por el fuera de ordenación, además de otros espacios no urbanos que siguen sin ser ordenados.

Falsas promesas al suroeste
Entre otros graves incumplimientos del delegado de Urbanismo, Arcila recuerda su promesa a los vecinos del suroeste de que se limitaría el suelo urbanizable y que defendería el carácter rústico existente en la zona, promesa que no se ha cumplido. Concretamente, Martín se comprometió a retirar del planeamiento la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) de El Tablero, lo que finalmente no ha ocurrido. Esta postura del primer teniente de alcalde socialista –que se oponía duramente a la ZAL cuando estaba en la oposición– es, según Arcila, “el precio que tiene que pagar el PSC-PSOE por acceder al poder a costa de renunciar a su programa electoral”.

En este sentido, el edil de Sí se puede llama la atención sobre las declaraciones del constructor Antonio Plasencia, que ha manifestado su satisfacción por la aprobación del PGO, “ya que permite la expansión hacia El Tablero y el suroeste”, según sus propias palabras. Arcila califica a Plasencia como “nuevo aliado de José Ángel Martín”.
  
El concejal ecosocialista advierte que, frente a las promesas sobre la defensa del suelo rústico, se ha delimitado de manera encubierta una zona como suelo urbanizable no sectorizado estratégico. Además, se mantienen unidades de actuación para zonas residenciales que Martín se había comprometido a eliminar y no se han tenido en cuenta las propuestas vecinales, recogidas por Sí se puede, para la creación de un parque agrario periurbano precisamente en la zona de la ZAL.

Litoral de Añaza
Otro de los incumplimientos del concejal de Urbanismo tiene que ver con la desprotección de una zona de alta riqueza natural en el litoral comprendido entre la refinería y Añaza. La Cotmac denegó en su día la calificación de urbanizables para los suelos de esa zona debido a un informe técnico encargado por los redactores del PGO en el que se daba cuenta de la riqueza de estos hábitats naturales, con una importante presencia de especies protegidas, como el cardón.

“Con alevosía y faltando a la palabra que dio ante los órganos de control del Ayuntamiento, el grupo de gobierno ordenó redactar un nuevo informe en el que se rebajaba la necesidad de protección de estas áreas”, recuerda Arcila, con lo cual desde el propio consistorio se alienta y se promueve, con fines urbanísticos, la destrucción del patrimonio natural en una zona para la que Sí se puede ha propuesto habilitar un parque costero.