miércoles, 10 de julio de 2013

Arcila pide que se aclare el informe sobre la presunta indemnización a Sacyr-Vallehermoso



El concejal de Sí se puede quiere saber cómo y cuándo volverá a ser pública la empresa Emmasa y califica de “miope” la actitud del alcalde
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, ha pedido por escrito al alcalde, José Manuel Bermúdez, que indique la cuantía exacta de la indemnización que, según un informe de la Secretaría municipal emitido el pasado día 8 de junio, habría que abonar a la empresa Sacyr-Vallehermoso en caso de rescindir el contrato para la ejecución del ciclo integral del agua, ya que el documento se limita a hablar de cifras millonarias.

Arcila y la concejala Asunción Frías consideran que el alcalde quiere eludir el debate de fondo sobre Emmasa tratando de centrar el problema en indemnizaciones millonarias que el Ayuntamiento no puede pagar, cuando la realidad es que Sacyr-Vallehermoso está hundiendo la empresa de aguas mientras Bermúdez permanece de brazos cruzados y con una actitud que Sí se puede califica de miope.

La organización exige al alcalde que diga cómo y cuándo se va a recuperar el servicio de aguas a coste cero, “y si el señor Bermúdez no tiene idea de cómo se puede hacer, mejor será que se quede en su casa, porque en los asuntos claves para el municipio siempre demuestra estar ausente”, afirmó hoy Arcila.

El concejal ecosocialista considera fundamental conocer las cifras concretas del informe de Secretaría, así como si de la cantidad calculada por los técnicos municipales hay que restar la deuda millonaria que mantiene la multinacional con el Ayuntamiento por incumplimiento de inversiones pendientes, que asciende aproximadamente a 84 millones de euros en concepto de inversiones de reposición; obras de abastecimiento, reutilización y saneamiento; y los correspon­dientes al fondo de grandes reposiciones.

Igualmente, deben restarse las sanciones por las infracciones en que haya incurrido Sacyr-Vallehermoso por incumplimientos del pliego de condiciones, como la de 450.000 euros impuesta recientemente por la subcontratación de servicios. Arcila recuerda que la recuperación de la empresa se hace más que necesaria después de comprobar que, pese a esta multa, la multinacional sigue subcontratando servicios esenciales y las prestaciones accesorias carecen de autorización previa. Los incumplimientos de la concesionaria van más allá e incluyen aspectos relativos al saneamiento y cortes de agua no autorizados por el Ayuntamiento.