lunes, 1 de julio de 2013

Arcila pide la ejecución urgente de las medidas aprobadas para la conservación del patrimonio



* El concejal no se explica la renuncia del Ayuntamiento a salvar el barrio de El Toscal, que se encuentra “al borde de la ruina total”
* El pleno aprobó en octubre una moción de Sí se puede por la que en el presente mes debía estar listo un catálogo de edificios abandonados
Foto: Mataparda.
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, exigió hoy al grupo de gobierno municipal la ejecución urgente de las medidas aprobadas por el pleno el pasado mes de octubre para proteger y recuperar el patrimonio arquitectónico de la ciudad.

Concretamente, a través de una moción del propio Arcila y aprobada por unanimi­dad, el pleno concedió al gobierno local un plazo de nueve meses –que concluye esta misma semana– para elaborar un catálogo de edificios singularmente protegidos, susceptibles de ser catalogados o con tipología característica de los conjuntos históricos que se encuentran en estado de abandono.

Hasta ahora, Sí se puede no tiene constancia de que se haya iniciado ese trabajo, del que se debía dar cuenta con carácter trimestral, ni del protocolo de acciones públicas en defensa del patrimonio que debía acompañarlo, como establecía la moción. La organización tampoco tiene constancia de que el grupo de gobierno haya dado pasos para implicar al resto de las administraciones públicas en la conservación de inmuebles, tal y como aprobó el pleno en octubre.

Arcila considera especialmente grave la situación en El Toscal, considerado,  junto al entorno de La Concepción y el barrio de los hoteles, como núcleo histórico y patrimonial por excelencia del centro de la ciudad. El concejal dijo hoy no explicarse “la renuncia del Ayuntamiento a salvar este barrio, que se encuentra al borde de la ruina total”, y recordó que los vecinos llevan años esperando por la aprobación de un Plan Especial que nunca termina de elaborarse.

Además, en la citada moción de Sí se puede se proponían medidas de apoyo para la rehabilitación de viviendas, que podrían ser especialmente útiles en El Toscal y que no han sido puestas en práctica por el grupo de gobierno. En concreto, la propuesta aprobada establecía la dotación de partidas en el presupuesto municipal para ayudar a los propietarios con escasos recursos en el mantenimiento, conservación y restauración o rehabilitación de edificios que se encuentran dentro de conjuntos históricos de la ciudad.

La nefasta política municipal en materia de patrimonio se comprueba, según Arcila, haciendo un recorrido por El Toscal, donde proliferan fachadas deterioradas –incluso con elementos que pudieran ocasionar riesgo para los viandantes–, viviendas tapiadas, otras casi en estado de ruina y muchas de ellas adornando sus fachadas con un cartel de “Se vende”, testigo del tráfico especulativo al que está sujeto el histórico barrio del centro de la ciudad.