lunes, 3 de junio de 2013

El Ayuntamiento ha tardado 20 meses en solicitar la declaración de emergencia para la escollera de San Andrés, propuesta por Sí se puede en 2011



* La moción aprobada entonces encomendaba al alcalde que trasladara a la Administración competente la “imperiosa necesidad” de la obra
* Pedro Arcila preguntará al pleno por los motivos de este retraso, que considera indignante y una falta de respeto hacia los vecinos del pueblo
Oleaje en San Andrés. Foto: Diario de Avisos.
El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha tardado veinte meses en iniciar ante el Ministerio de Medio Ambiente el trámite para la solicitud de declaración de emergencia para la obra de la escollera semisumergida de protección del frente marítimo de San Andrés. Esta acción fue aprobada por unanimidad en el pleno de septiembre de 2011 a través de una moción presentada por Sí se puede.

Pedro Fernández Arcila, concejal de la organización ecosocialista en la capital tinerfeña, recordó hoy que la responsabilidad de este injustificado retraso recae en el alcalde, José Manuel Bermúdez, pues en la moción se le encomendaba que en nombre de la corporación trasladara al responsable de la Administración competente la “imperiosa necesidad” de acometer con carácter de urgencia estas obras de protección, una demanda histórica del pueblo de San Andrés.

La solicitud la hizo efectiva la semana pasada la Junta de Gobierno, cuando la propia declaración, por su naturaleza, debería haberse producido en el menor plazo posible. Todo ello constituye, según Arcila, una dejación de funciones indignante y una falta de respeto hacia los vecinos de la localidad y de todo el municipio, por lo que el edil pedirá explicaciones al grupo de gobierno en el próximo pleno a través de una pregunta por escrito.

Comisión de seguimiento
En su pregunta, Arcila también desea saber cuándo se convocará la comisión de seguimiento creada en cumplimiento de la misma moción, para darle cuenta del paso dado la semana pasada y para explicar las causas del retraso. La comisión está compuesta por representantes del Ayuntamiento –concejales de Obras y de Distrito, un edil de la oposición y dos técnicos–, así como tres representantes vecinales, uno designado entre las empresas radicadas en San Andrés y un portavoz de la Cofradía de Pescadores.

El concejal recuerda que la última reunión sobre el asunto de la escollera, celebrada en noviembre pasado, no fue en realidad una convocatoria de la comisión de seguimiento, ya que no tuvo carácter abierto. De hecho, el encuentro no tuvo lugar en el pueblo ni se dio oportunidad para la participación ciudadana, además de que solo fueron convocados algunos representantes vecinales.

Arcila considera de vital importancia volver a convocar la comisión ahora que el Ayuntamiento ha solicitado la declaración de emergencia, pues una de sus funciones es dar cumplida información a los representantes sociales sobre el grado de cumplimiento del acuerdo adoptado por el pleno en 2011. La comisión también tiene por objeto abrir cauces de participación con las partes implicadas en cuanto al diseño de la obra, de tal forma que esta no limite la posibilidad de recuperar como lugar de ocio y disfrute el frente costero ni la de localizar en esa zona el refugio pesquero que demanda el sector.