viernes, 17 de mayo de 2013

Sí se puede quiere saber cómo se ha cursado a Emmasa la orden de no cobrar por reposición del servicio de agua a hogares sin recursos



El Ayuntamiento está obligado a exigirle que devuelva el dinero obtenido indebidamente de familias con graves problemas económicos
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, ha dirigido esta mañana una solicitud de información al alcalde, José Manuel Bermúdez, sobre el procedimiento que ha seguido el consistorio para ordenar a la empresa de aguas Emmasa que no cobre por la reposición del servicio a aquellas familias a las que se les haya cortado el suministro por falta de recursos para abonarlo.

Tal y como quedó establecido a través de un acuerdo plenario, y de conformidad con la jurisprudencia, el Ayuntamiento no puede cortar el suministro de agua a las familias con dificultades económicas y por tanto el cobro por la reposición del servicio es una práctica abusiva sobre la que el consistorio debe actuar inmediatamente ordenando a Emmasa que paralice esta actuación ilegal y obligándola a que devuelva  el dinero incorrectamente percibido por este concepto.

Sin embargo, la organización ecosocialista desconoce qué actuaciones ha realizado el Ayuntamiento, así como en qué fase se encuentra la ejecución del mandato del pleno de prohibir los cortes de agua a familias sin recursos, por lo que Arcila ha pedido esta información por escrito al alcalde. Además, el concejal también quiere que Bermúdez le facilite toda la información relativa a los ingresos de Emmasa a lo largo del presente año en concepto de reposición del servicio a todos aquellos usuarios a los que se les ha cortado por impago.

Esta pregunta forma parte del conjunto de acciones que Sí se puede viene desarrollando a lo largo del presente mandato para lograr que la empresa de aguas pase de nuevo a manos públicas tras la desastrosa gestión que vienen padeciendo los ciudadanos de la capital desde que la mayoría de las acciones de Emmasa fueron a parar a manos del grupo Sacyr-Vallehermoso.

Como parte de esta actividad, el pleno ordinario de mayo –que se celebrará el día 7 de junio– deberá debatir una moción que Arcila dejó sobre la mesa en la última sesión ordinaria, en la que solicita encargar una auditoría que evalúe los déficits anuales experimentados por Emmasa desde que está en manos de la multinacional y su repercusión futura en la gestión del servicio.

Sí se puede calcula que las pérdidas de la empresa de aguas rondarán los 30 millones de euros si sigue en manos de Sacyr-Vallehermoso durante los 18 años que le restan de concesión. Este cálculo es una proyección de los déficits anuales de la entidad entre los años 2008 y 2012, que arrojan un total durante ese periodo de 8.579.367 euros. Este dato contrasta con los beneficios de la empresa cuando era pública, que ascendieron a unos 400.000 euros el último año.