viernes, 31 de mayo de 2013

Ninguna normativa impide entrar con comida y bebidas al Parque Marítimo César Manrique



Frías pedirá al pleno que inste a los gestores a revocar esta prohibición
Foto: Mataparda.
Ninguna normativa, ni estatal ni canaria ni local, impide el acceso al Parque Marítimo César Manrique de Santa Cruz de Tenerife con comida y bebidas no alcohólicas, según ha podido constatar Sí se puede, por lo que la concejala de esta organización en la capital tinerfeña, Asunción Frías, presentará una moción al próximo pleno en la que pedirá instar al consejo de administración de este espacio que revoque la prohibición.

Frías señala en su moción que a la entrada del parque se invoca la Ley 2012/2015, de 15 de noviembre de 2005, como amparo para la prohibición, pero tal ley no existe, afirma la concejala. En caso de que los gestores se refieran al Decreto 212/2005, de 15 de noviembre, por el que se aprueba el reglamento sanitario de piscinas de uso colectivo de la Comunidad Autónoma de Canarias, se da la circunstancia de que esta norma no impide entrar comida y bebidas no alcohólicas a estas zonas de baño.

El artículo 36, apartado k, del reglamento únicamente recoge “la prohibición del uso de vasos y envases de cristal en el agua y el solárium”, pero no hace ninguna referencia al acceso con comida y bebidas. “Dado que no se fundamenta en ninguna otra norma estatal, autonómica ni local, cabe preguntarse en qué basan dicho impedimento los gestores del Parque Marítimo”, indica Frías en su moción. En caso de que las razones sean, como podría suponerse, de carácter económico, la organización ecosocialista expresa su total rechazo a esta restricción.

Sí se puede, que durante las últimas semanas ha escuchado las quejas de muchas personas y colectivos por esta prohibición, considera que es contrario a la igualdad de derechos y oportunidades de toda la ciudadanía el que se obligue a las personas que quieren disfrutar del Parque Marítimo a consumir en los restaurantes del recinto o, en su defecto, a no beber ni comer durante horas.

Por todo ello, la organización pedirá al pleno que inste al consejo de administración de la sociedad anónima a modificar esa decisión, dado que impide a las familias con menos recursos económicos el disfrute de ese espacio público, de tal manera que se permita la entrada de comida y bebidas en los términos previstos en la normativa vigente.