lunes, 15 de abril de 2013

Sí se puede rechaza el incumplimiento de los compromisos de Bermúdez con los comerciantes de la calle de La Rosa



Arcila subraya la importancia de la ampliación de las aceras para dinamizar la actividad comercial en el eje económico de El Toscal
Calle de La Rosa. Foto: laopinion.es.
Sí se puede rechaza el abandono al que somete el Ayuntamiento de Santa a los comerciantes de la calle de La Rosa, tras la confirmación de que este año no se ejecutarán las obras de ampliación de las aceras de la calle de La Rosa. El concejal de Sí se puede en este ayuntamiento, Pedro Fernández Arcila, afirma que “el incumplimiento del compromiso que el alcalde de la capital tinerfeña, José Manuel Bermúdez, adquirió con los comerciantes de la zona a comienzos de 2012 quedó constatado en la sesión de la Comisión de Control de pasado jueves 11 de abril por el concejal de Proyectos Urbanos, Infraestructura, Obras y Servicios Públicos, Dámaso Arteaga Suárez”.

Arteaga respondió a una pregunta del concejal de Arcila señalando que los fondos presupuestados para obras en la zona este año eran insuficientes para financiar la ampliación de las aceras, una medida que los comerciantes consideran imprescindible para dinamizar la actividad comercial, para hacer más agradable el paseo de los viandantes y, por tanto, hacer la zona más atractiva para el comercio.

Bermúdez se había comprometido a realizar la primera fase de esta obra, que va del tramo de la calle de la Rosa de San Vicente Ferrer hasta la confluencia con la calle La Luna. En este sentido, Arcila destaca “la importancia de la ampliación de las aceras como medida inicial para la dinamización del eje económico de El Toscal”.

La organización ecosocialista ya trasladó en noviembre pasado al pleno de la corporación la inquietud expresada por los comerciantes organizados en la asociación “La Rosa de El Toscal” sobre el retraso en el compromiso del grupo de gobierno, que en febrero de 2012 manifestó su intención de intervenir para la dinamización comercial de la calle con la retirada paulatina de las plazas de aparcamiento y la habilitación de algún solar inutilizado del barrio como parking gratuito.

Además, el grupo de gobierno se comprometió a ensanchar una de las aceras de dicha calle para facilitar la circulación peatonal en la zona como medida provisional hasta la aprobación del Plan Especial de El Toscal. El ayuntamiento entonces también prometió hacerse cargo del refuerzo de la limpieza y del cuidado de los espacios públicos del barrio.