martes, 9 de abril de 2013

Sí se puede critica a los alcaldes de las dos capitales canarias por reavivar el pleito insular con la excusa del caso del padrón



Asunción Frías tacha de absurda la propuesta de Nueva Canarias de hacer una auditoría de los censos de todos los municipios canarios
Los concejales de Sí se puede en Santa Cruz de Tenerife, Pedro Fernández Arcila y Asunción Frías Huerta, rechazan las declaraciones de los alcaldes de las dos capitales canarias, José Manuel Bermúdez, de Santa Cruz de Tenerife, y Juan José Cardona, de Las Palmas de Gran Canaria, por reavivar el pleito insular con la excusa del caso de las irregularidades detectadas en el padrón municipal de habitantes de la capital tinerfeña desde 1996.
Los concejales de la formación ecosocialista consideran que la exigencia de Cardona respecto a que el ayuntamiento de la capital tinerfeña le ingrese 5 millones de euros en virtud de estas irregularidades “está poco fundamentada”, además de que con esta petición, el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria muestra “una actitud prepotente que solo sirve para reavivar el pleito insular", mientras que la respuesta de Bermúdez "ha sido a la defensiva y ha desviado hacia el enfrentamiento con Las Palmas un problema tan serio como el que tenemos ahora mismo en esta ciudad".
Respecto al alcalde tinerfeño, durante la sesión plenaria del 1 de abril, Frías criticó a Bermúdez por su irresponsabilidad al declarar, a principios de año, que iba a plantear un contencioso administrativo al Instituto Nacional de Estadística (INE), cuando finalmente resultó ser el propio consistorio santacrucero el responsable del descenso en la cifra oficial de población.
La concejala ecosocialista, que fue la que destapó las irregularidades en el padrón, tras solicitar información mediante preguntas expresadas en los plenos del 25 de enero y el 1 de abril, considera que “ni Coalición Canaria en Tenerife ni el Partido Popular en Gran Canaria han estado a la altura que merece un asunto de tanta importancia y gravedad”.
Investigación y auditorías
Por otro lado, Frías considera que es absurda la propuesta de Nueva Canarias (NC) de solicitar al INE que haga una auditoría de los censos de todos los municipios canarios, ya que los censos carecen de valor administrativo. La concejala ecosocialista da por supuesto que esta idea "se propone desde el desconocimiento, porque el INE es el responsable de realizar los censos y, por lo tanto, es absurdo que se le pida que se audite a sí mismo".

El padrón municipal es el documento que tiene valor como registro oficial de la población y no el censo. El INE supervisa constantemente desde el año 1996 los padrones municipales y contrasta los datos de los ayuntamientos con los de los registros civiles en todo el Estado. Además, desde 2009, tiene acceso a la base de datos de DNI del Ministerio del Interior. Este es el motivo por el que desde ese año  se detectó todas las irregularidades al respecto, entre ellas, el calificado por el  INE como error 144, correspondiente a “ciudadano español mayor de 16 años que no consta en la base de DNI”.

Esta es la causa de que el INE requiriera en febrero de 2010 una subsanación de los datos a todos los ayuntamientos en los que detectó esa y otras incidencias. Lo incomprensible es que el Ayuntamiento de Santa Cruz no respondiera adecuadamente a estos requerimientos, que el INE mantuvo durante dos años.

La falta de respuesta por parte del municipio fue lo que llevó a finales de 2012 a la actuación de oficio por parte del Consejo de Empadronamiento y a la aprobación como cifra oficial de población los 206.965 habitantes contabilizados por el INE y no la cifra señalada por la Junta de Gobierno de la Ciudad el 26 de marzo de 2012 (221.742 habitantes).

Frías considera que la auditoría de los padrones, no de los censos, solo tendría sentido para el caso de los extranjeros comunitarios, "que es la única información demográfica difícil de controlar actualmente y, por tanto, podría usarse como coladero de datos falsos", ya que estos habitantes pueden irse de Canarias y no registrarse su baja hasta que haya un trabajo de campo al respecto.

Esta situación significa que son los municipios de carácter más turístico los únicos que podrían tener algo inflado el padrón. “Ninguno de estos hipotéticos casos alcanzaría, ni de cerca, el nivel detectado en Santa Cruz”, señala la concejala tinerfeña. En el caso de los extranjeros no comunitarios, los datos están muy ajustados a la realidad, porque estos ciudadanos están obligados a renovar su registro en el padrón cada dos años y, en caso de no hacerlo, causan baja automáticamente.
Sí se puede sí ha subrayado la insuficiencia de las medidas anunciadas por el alcalde santacrucero e insistirá en exigir que se constituya una comisión político-técnica de investigación “que esclarezca las extrañas circunstancias por las que miles de supuestas personas de Santa Cruz de Tenerife” fueron incorporados al padrón de habitantes, tal como ha asegurado la concejala ecosocialista para explicar la solicitud de comparecencia del concejal de Atención a la Ciudadanía y Población, Alberto Bernabé Teja, ante la Comisión de Control que se celebra este jueves, 11 de abril.