miércoles, 10 de abril de 2013

Frías insistirá en la creación de una comisión de investigación sobre el probable fraude en el padrón municipal de habitantes



* Arcila exigirá que el Ayuntamiento reclame al empresario Lerena Sánchez la devolución del dinero pagado ilícitamente
* Sí se puede lleva a la Comisión de Control lentitud en la redacción de proyectos de obras y en la apertura de centros de día para menores
Arcila y Frías, en una Comisión de Control anterior.
Asunción Frías Huerta, concejala de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, exigirá mañana en la Comisión de Control de la corporación que se cree una comisión político-técnica que “que esclarezca las extrañas circunstancias por las que miles de supuestos habitantes de Santa Cruz de Tenerife” fueron incorporados al padrón de habitantes durante el mandato de Miguel Zerolo, en 1996.

Frías, que fue quien destapó este caso más que probable de fraude, considera “insuficiente” la depuración en el registro administrativo y la inspección de los servicios que se gestionan por parte del Negociado de Población y Demarcación Territorial, decretadas por el alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez y ha solicitado la comparecencia del concejal de Atención a la Ciudadanía y Población, Alberto Bernabé Teja, ante la citada comisión, para que informe sobre las medidas que está adoptando el equipo de gobierno en este asunto.

El mismo concejal del grupo de gobierno está citado ante la Comisión de Control por el concejal de Sí se puede Pedro Fernández Arcila, quien pedirá a Bernabé que informe sobre los pasos que se han dado para el cumplimiento del acuerdo del  pleno municipal aprobado en enero pasado a propuesta de la organización ecosocialista respecto a la devolución del dinero que el empresario Antonio Lerena Sánchez recibió del consistorio de manera ilícita. Arcila recordará a Bernabé que la Fiscalía Anticorrupción concluyó en su investigación del caso que existe un presunto delito de cohecho en la actuación del representante legal de la empresa, que llegó a facturar al Ayuntamiento unos dos millones de euros.

Retrasos en actuaciones municipales
Sí se puede preguntará también en la misma sesión de control por dos casos de retrasos en las actuaciones del grupo de gobierno municipal. Arcila se centrará en varios proyectos de obras en el municipio que el ayuntamiento debe ejecutar en 2013, según figura en el presupuesto municipal para este año: la ejecución de las obras de adecuación urbana de la calle de La Rosa, en el Toscal, y la redacción de los proyectos para las zonas de baño del litoral de Santa Cruz, de los parques urbanos de Los Alisios y Taco y del carril-bici a Las Teresitas.

La pregunta del concejal ecosocialista, dirigida al concejal de Proyectos Urbanos, Infraestructura, Obras y Servicios Públicos, Dámaso Arteaga Suárez, subraya la importancia de las obras en la calle de La Rosa para la reactivación comercial de esta zona, tal como ya han explicado los comerciantes de la asociación La Rosa de El Toscal al alcalde, que se comprometió a actuar en febrero de 2012. Respecto a los proyectos citados, Arcila destaca que ha transcurrido el primer trimestre del año sin tener noticias de que se haya iniciado el proceso para su redacción.

Finalmente, Frías preguntará a la concejala de Atención Social e Igualdad, Alicia Álvarez González, por las fechas de apertura de los dos centros de día para menores previstos para 2013 y por los criterios para decidir en qué barrios quedarán instalados y para priorizar otros barrios frente a Añaza, toda vez que Alicia Álvarez se había comprometido con vecinos y trabajadoras en restaurar el servicio de ludotecas en enero pasado en este barrio.

Además, Frías pedirá a Álvarez que informe sobre el plazo en el que las extrabajadoras de la ludoteca de Añaza cobrarán las 7,5 nóminas que tienen pendientes de cobro desde el cierre definitivo en noviembre pasado tras la declaración de quiebra de la empresa gestora, Plif Plaf. De seguir así, el retraso en los pagos a las extrabajadoras de este centro puede convertirse en un caso similar al de la cooperativa Mararía.