martes, 19 de febrero de 2013

Sí se puede propone recuperar el patrimonio rural e histórico del Suroeste mediante el Plan Estratégico



Entre las medidas se pide impulsar la red de caminos, cifrados en un centenar
Molino de Llano del Moro. Foto: Javier Sánchez Portero.
Roberto Abdullah, vocal de Sí se puede en el Distrito Suroeste de Santa Cruz de Tenerife, presentará ante el Tagoror que se celebrará el próximo día 28 una propuesta para incluir en el Plan Estratégico del municipio, actualmente en fase de elaboración y participación ciudadana, una serie de medidas que contribuyan a la recuperación del rico patrimonio histórico y de los espacios rurales de esta parte de la capital.

Para ello, la organización ecosocialista propone definir “una línea estratégica tendente a restablecer años de olvido” con la que se fomente una actividad económica que a su vez genere alternativas de ocio para la población y mejore la accesibilidad y la dotación de servicios y equipamientos.

Estas medidas pasan por una mejora de la comunicación entre el área metropolitana y los núcleos de población y las explotaciones agrarias, así como una mayor implicación del Ayuntamiento con el Mercadillo del Suroeste y la elaboración de un inventario del patrimonio rural lo más completo posible y realizado con la participación activa de la comunidad.

La propuesta incluye asimismo la conservación de lugares de alto interés etnográfico mediante su conversión en espacios de ocio y esparcimiento, además de la promoción de los servicios de restauración en el ámbito rural y el fomento de la actividad agrícola y ganadera y de la producción ecológica con proyectos de empleo.

Abdullah también considera necesario el impulso de la Red de Caminos Rurales del Suroeste, cifrados actualmente en un centenar, así como la edición de guías y mapas que incluyan el patrimonio etnográfico y rural. En este sentido, el vocal de Sí se puede recuerda que en la zona delimitada por Llano del Moro, El Tablero y la parte alta de El Sobradillo todavía prevalecen elementos etnográficos como eras, molinos de viento, estanques, casas antiguas y caminos rurales; sin embargo, estos no han sido suficientemente valorados por los sucesivos gobiernos municipales e insulares.

De hecho, señala el vocal, el avance del último Plan Estratégico de Santa Cruz no incluye ni una sola línea en esta dirección, pero sí lo hace con zonas como Anaga. El área urbana de la capital “debería aprovechar la proximidad al Suroeste, consagrada como espacio de protección rural y etnográfico de alta calidad donde se pueden realizar actividades de turismo de naturaleza y cultural”, afirma el vocal.