lunes, 4 de febrero de 2013

Sí se puede denuncia el cinismo del grupo de gobierno en relación con las antenas de telefonía



Dámaso Arteaga remite a los vecinos de Nuevo Obrero al Gobierno canario y olvida que el Ayuntamiento firmó un convenio con Planmocan
María José Delgado, en el Tagoror del pasado jueves.
Juan Daniel Marrero Díaz, coordinador de tagorores de Sí se puede, criticó hoy el cinismo mostrado el pasado jueves por el concejal de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y presidente del Tagoror de Ofra-Costa Sur, Dámaso Arteaga, que, según sus palabras, “se lavó las manos” en el asunto de una antena de telefonía móvil instalada en el barrio Nuevo Obrero.

En el Tagoror celebrado el jueves pasado, la vocal de Sí se puede, María José Delgado, y vecinos de Nuevo Obrero pidieron a Arteaga que iniciara los trámites para realizar una medición oficial de radiaciones de una antena situada en la calle Juan Albornoz. Dicha petición se sustenta en un convenio firmado el pasado mes de diciembre por el Ayuntamiento y la Plataforma de Afectados por Antenas de Telefonía Móvil de Canarias (Planmocan).

Sin embargo, Arteaga se limitó a decir que la corporación no tiene más competen­cias en este asunto que la concesión de licencias urbanísticas para esos disposi­tivos y remitió a Delgado, a los vecinos y a un representante de Planmocan presente en la reunión a la Dirección General de Industria del Gobierno de Canarias.

Se da la circunstancia de que el primer teniente de alcalde y concejal de Urbanismo, José Ángel Martín, anunció el pasado 7 de diciembre, durante la firma del citado convenio, que el Ayuntamiento colaboraría con Planmocan en la medición de las radiaciones. De  hecho, el acuerdo contempla que la Plataforma cede a los técnicos de Urbanismo un aparato homologado para constatar de manera oficial las emisiones de las antenas. El mismo día de la firma del convenio se realizó una medición en la avenida de Bélgica, que arrojó unos niveles elevados.
En el caso de la antena de Nuevo Obrero, las mediciones efectuadas hace un mes con ese aparato por miembros de Planmocan revelaron que las emisiones del dispositivo llegan a 9.000 microvatios por metro cuadrado, con lo que superan con creces el nivel recomendado por la Unión Europea tras la denominada Resolución de Salzburgo (100 microvatios por metro cuadrado).

Durante el Tagoror, los vecinos pidieron a Arteaga que aclarase con el primer teniente de alcalde esta situación, a lo que el presidente del Distrito respondió que ya había hablado con él y que la única solución que ofrece el Ayuntamiento es dirigirse a la Dirección General de Industria.