sábado, 22 de diciembre de 2012

Sí se puede valora la disposición del alcalde a resolver el problema de los núcleos costeros de Anaga



Tras la reunión de ayer con diputados y senadores, propuesta por la organización ecosocialista, Arcila elaborará un documento con la redacción que deberá incluirse en la Ley de Costas para modificar la servidumbre
Sí se puede ha valorado hoy la disposición del alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, a resolver el problema de la protección de los núcleos rurales de Anaga afectados por la nueva Ley de Costas. Bermúdez manifestó ayer, en una reunión con diputados y senadores de Tenerife, su predisposición a buscar una fórmula que salve a estos pueblos.

Esta reunión fue consecuencia de una moción presentada por Sí se puede al pleno del pasado 30 de noviembre y aprobada por unanimidad. En la citada moción se propone una revisión de la redacción de la Ley de Costas, actualmente en tramitación, para modificar la servidumbre en determinadas áreas costeras, y se reclamaba específicamente la celebración de este encuentro con diputados y senadores.

Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento capitalino, expresó hoy su satisfacción por el hecho de que el grupo de gobierno esté dando los pasos que proponía la organización ecosocialista en su moción. En la reunión de ayer, el diputado nacional del PP Pablo Matos –también concejal en Santa Cruz–  dijo que su partido se compromete a que en la redacción de la nueva Ley de Costas quede claro que los asentamientos rurales de Anaga no se verán sometidos a una servidumbre de 100 metros, sino de 20, tal y como propone Sí se puede.

En este sentido, Arcila, que también estuvo presente en la reunión de ayer junto a representantes del resto de grupos políticos del consistorio, señaló hoy que su partido elaborará un documento en el que se propone la redacción adecuada para su incorporación a la Ley de Costas. Este documento será entregado a Pablo Matos para su traslado al Congreso de los Diputados.

La intención es equiparar los asentamientos rurales a los suelos urbanos existentes antes de 1988, de tal manera que no se les aplique la servidumbre de protección de los 100 metros establecida por la ley, medida que deja las viviendas de algunos pueblos de Anaga fuera de ordenación. Tras los recientes pronunciamientos judiciales, en los pueblos de Igueste, Tachero, Almáciga y Roque de Las Bodegas, más de 200 viviendas se encuentran fuera de ordenación. La situación se agrava por la imposibilidad, en varios de estos pueblos, de contemplar suelo residencial para atender el crecimiento natural de las poblaciones locales, debido fundamentalmente a las limitaciones de uso residencial que impone esta servidumbre.   

El documento que Sí se puede ofrecerá a Matos contempla la modificación de una disposición transitoria de la Ley, de tal manera que se reconozca que el ancho de la servidumbre de protección de los asentamientos rurales sea de 20 de metros, tal y como han demandado los vecinos de Anaga desde hace varias décadas.