jueves, 13 de diciembre de 2012

Sí se puede presenta la enmienda a la totalidad de los presupuestos de Santa Cruz de Tenerife



La organización ecosocialista considera necesario superar el modelo de desarrollo local de la ciudad y la forma de gestión municipal
Sí se puede presentó esta jueves su enmienda a la totalidad de los presupuestos del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife para 2013. Pedro Fernández Arcila y Asunción Frías Huerta, concejales de la organización en Santa Cruz, exigen “un presupuesto nuevo para aplicar un nuevo modelo de gestión y de desarrollo que dé prioridad a la lucha efectiva contra la pobreza, la generación de empleo, la soberanía local, los procesos de sostenibilidad de la vida y la participación ciudadana”.

Sí se puede propone rehacer el proyecto presupuestario para 2013 según siete criterios: combatir la pobreza y generar empleo; reducir drásticamente el coste del personal político; redistribuir la riqueza mediante una fiscalidad progresiva y verde; frenar el trasvase de recursos del sector público al sector privado; impulsar una gestión municipal más eficaz y eficiente; cobrar la deuda a quienes irresponsablemente la generaron, y promover unos presupuestos participativos y una mayor autogestión comunitaria.

Los ecosocialistas destacan que el presupuesto del Instituto Municipal de Asistencia Social (IMAS) aumenta “en un ridículo 3,93%” y representa “un escaso e insuficiente 4,79% del importe total agregado del Presupuesto”, mientras el grupo de gobierno incluye en su apartado de servicios sociales y bienestar “muchísimos gastos superfluos, absolutamente innecesarios e impropios del momento histórico”.

Arcila y Frías destacan alrededor de un millón de euros en gastos dedicados al Carnaval “excesivos, innecesarios e insolidarios”. Otra de las muestras concretas de “la insuficiencia presupuestaria en materia social” es la “muy grave reducción en un 80% de la partida de prestaciones económicas de educación infantil”. 

Asimismo, apuntan la necesidad de cambiar las políticas de vivienda, apartado en el que no ven “el reflejo presupuestario suficiente para abordar tantas propuestas aprobadas o prometidas en este ámbito”. Igualmente, califican de insuficiente el aumento de las Prestaciones Básicas de Asistencia Social (PEAS).

Frías y Arcila insisten en que la dinamización económica y la creación de empleo en Santa Cruz “continúa anclada en estrategias del pasado, en un modelo desarrollista fracasado, sólo salpicado por pequeños parches ecosociales, principalmente por algunas mociones que nos han aprobando o por alguna idea procedente de la ciudadanía”. Además, la ciudad “sigue careciendo de un Plan Estratégico”.

En el apartado de reducción del coste del personal político, Sí se puede propone recortes de un 30% y un 40% —para invertirlos en servicios sociales y creación de empleo—, en sueldos, dietas e indemnizaciones del alcalde, concejales con dedicación exclusiva, cargos directivos y personal de confianza, que son “impropios de los tiempos que corren e incoherentes con el servicio público”.

El avance hacia la redistribución de la riqueza en la capital tinerfeña pasa, a juicio de Sí se puede, por “una fiscalidad progresiva y verde para que paguen más quienes más tienen y quienes más contaminan”. La apuesta de los ecosocialistas por “el mantenimiento del Sistema Público de Bienestar Social” se traduce en “gestión directa de servicios públicos, complementado con la autogestión comunitaria”.

Frías y Arcila consideran que “el ayuntamiento sigue teniendo un margen de maniobra que no siempre está utilizando en defensa de lo público”, a pesar del marco legal enfocado al pago de la deuda y el plan de ajuste impuestos por Europa y Madrid, que impulsan la privatización e imponen límites.  

Sí se puede plantea un cambio urgente en el modelo de gestión y una reestructuración administrativa para que organismos autónomos y empresas municipales respondan a “las expectativas de eficacia con los que fueron creados”. Además, propone medidas de eficacia energética y llama la atención sobre ausencia de la transversalidad ya comprometida en políticas de igualdad y juventud.

Frías y Arcila apuntan además a “hacer un esfuerzo proactivo en la búsqueda de recursos externos” y señalan que “se han desaprovechado convocatorias de subvenciones procedentes de otras administraciones”, como algunas líneas de financiación europeas que están aprovechando “municipios mucho más pequeños”.

Los ecosocialistas señalan la venta de Las Teresitas y la ejecución de obras ilegales en el frente de esta playa, la venta de acciones de Emmasa y decisiones adoptadas en la tramitación del Plan General como ejemplos del “desgobierno” en anteriores mandatos.  “El buque insignia de ese lastre es la deuda ética y la deuda económica de más de 75 millones de euros que tiene Inversiones Las Teresitas con la ciudad”.

Sí se puede recuerda que la recuperación de esta deuda no se encuentra en el proyecto de presupuestos y que ni CC ni PSOE ni PP apoyaron este enero la moción de SSP para iniciar expedientes de responsabilidad contra las autoridades que “de manera dolosa, culposa o por grave negligencia hubieren ocasionado un daño o perjuicio a los bienes y derechos municipales”; que no se hayan iniciado esos expedientes es una razón de “gran peso cualitativo” para esta enmienda.

La organización representada en el ayuntamiento de Santa Cruz por Arcila y Frías considera que no es “justo con la ciudadanía santacrucera” que “la resignación del grupo de gobierno” suponga “que se ha de pagar desde las arcas pública la deuda contraída y todo tipo de indemnizaciones a las que se vea condenado este Ayuntamiento, sin exigir esa responsabilidad patrimonial”.

Respecto al último criterio, sobre presupuestos participativos y autogestión comunitaria, Sí se puede destaca el escaso porcentaje del presupuesto total gestionado directamente por los distritos, (0,54% del total agregado), el desequilibrio entre las actividades desarrolladas en el centro de la ciudad y las que llegan a los barrios, y “la necesidad de impulsar una mayor grado de autogestión comunitaria en muchos proyectos”, con su positiva repercusión en los presupuestos.