lunes, 10 de diciembre de 2012

Sí se puede, contraria a la denegación de las playas de Anaga como zonas de baño



Arcila considera “incomprensible” que la inspección técnica no encontrara bañistas en Roque de Las Bodegas y Almáciga en agosto

Sí se puede se muestra contraria a la denegación de las playas de Anaga como zona de baño. Pedro Fernández Arcila, concejal de la organización ecosocialista en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, califica de “incomprensible” el motivo que permite a los técnicos de Salud Pública del Gobierno de Canarias denegar la inclusión de estas playas en el censo de zonas de baño del municipio tinerfeño, decisión adoptada, según aseguran los medios de comunicación, porque durante su inspección en un 2 de agosto no encontraron una sola persona en el Roque de Las Bodegas y solo treinta en Almáciga. 

Es “incomprensible que un día de verano no existiera una gran afluencia de usuarios a la hora que habitualmente se acude a la playa”, asegura Arcila, quien señala que “habría que preguntar a qué hora tuvo lugar esa visita de inspección” por parte de los técnicos. 

El concejal ecosocialista afirma que “es evidente que se trata de dos playas que cuentan con gran cantidad de bañistas, sobre todo a partir de la primavera hasta el inicio del invierno, y con gran afluencia durante los meses de verano”. Arcila recuerda que el ayuntamiento de la capital tinerfeña ha tenido que habilitar “durante los fines de semana del periodo estival un servicio de vigilancia y salvamento para Almáciga, Roque de Las Bodegas y Benijos”. 

Además, en el caso de Almáciga, se da la circunstancia de ser “una zona muy utilizada para la práctica del surf y que concentra a gran cantidad de aficionados durante prácticamente todo el año”, destaca el edil.

El concejal de Sí se puede, que mantiene la propuesta de su organización de incluir estas dos playas en el censo de zonas de baño, subraya que “es fundamental que se analice la calidad de las aguas, sobre todo en Almáciga”, por haberse construido allí un sistema de recepción de las aguas residuales del pueblo que termina en un pozo muy cercano a la playa. 

Arcila recuerda que en numerosas ocasiones estas aguas residuales se filtran a la playa de Almáciga, por lo que el ayuntamiento “ha pedido a EMMASA que haga un emisario submarino en esta zona para evitar los vertidos” que podrían ocasionar problemas con la calidad de las aguas de baño.

La inspección técnica de Salud Pública es un trámite necesario para la ampliación del censo de zonas de baño de Santa Cruz, acordado por el pleno de la corporación en junio de 2012 a raíz de una moción de Sí se puede para incluir en este censo las playas de Valleseco, bahía de Santa Cruz, Parque Marítimo, Benijos, Igueste de San Andrés, Almáciga y Roque de Las Bodegas. 

En la moción que fue aprobada, Sí se puede ya contaba con la necesidad de abrir “un periodo de participación pública sobre la gestión de la calidad de las aguas de baño”.