martes, 27 de noviembre de 2012

Sí se puede se compromete a trabajar de forma conjunta con los vecinos de Las Moraditas para desbloquear los problemas del barrio



Arcila plantea crear un grupo de trabajo para garantizar el cumplimiento estricto de los mecanismos de participación ciudadana
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, acordó recientemente con vecinos del barrio de Las Moraditas trabajar de manera conjunta para desbloquear varios de los asuntos que afectan a sus habitantes.

Para el concejal de Sí se puede, “es esencial crear un grupo de trabajo con los vecinos, con la función de garantizar el cumplimiento estricto de los mecanismos de participación ciudadana”. Arcila considera que este grupo “debe plantear  soluciones y dar un seguimiento de las demandas que se expresen por parte del movimiento vecinal”.

Arcila, María José Delgado, vocal esta organización en el tagoror del Distrito Ofra- Costa Sur de la capital tinerfeña, e integrantes del comité local de la organización ecosocialista recorrieron el barrio para valorar in situ las circunstancias que dificultan la vida en Las Moraditas. En su visita estuvieron acompañados por el presidente de la Asociación de Vecinos Nuevas Moraditas, así como por algunos de los vecinos.

Entre las demandas de los habitantes de este barrio de Santa Cruz destacan dar una respuesta eficaz al ruido generado por los miles de vehículos que transitan por la autopista TF-5, de conexión entre Santa Cruz y el norte de la Isla; dar las condiciones idóneas para su uso al puente que conecta Las Moraditas con el barrio de San Pío Alto; cuidar los aparcamientos que se encuentra bajo la plaza; y dar mantenimiento a los árboles de la calle Tamaduste.

Además, los representantes de Sí se puede destacaron que a propuesta de la organización ecosocialista el pleno municipal aprobó la paralización de las labores de extracción y procesado de áridos en la montaña de Taco. La medida, recordó Arcila, incluye el inicio de un proceso dirigido a la rehabilitación de la zona y la instalación de un parque periurbano, “con el objetivo de ofrecer a los habitantes de la zona un área de de esparcimiento para el desarrollo de un ocio sano”, señaló el concejal.

El encuentro con los vecinos de Las Moraditas permitió a los integrantes de Sí se puede llegar a conclusiones sobre las necesidades del barrio, desde la intervención de la sección de Jardines de la empresa Urbaser para atender el caso de la falta de mantenimiento de la superficie arbolada en la calle Tamaduste, que, además, es una de las principales vías de la zona, hasta la mejora de la iluminación y el cumplimiento de las normas de seguridad establecidas, para atender el estado del mencionado puente entre barrios. 

Respecto al impacto del tráfico rodado en la autopista, Arcila manifestó la necesidad de que tanto el Ayuntamiento como otras instituciones, tales como el Cabildo y el Gobierno de Canarias, “se coordinen más y mejor” para instalar barreras contra el ruido.

Por último la vocal de Sí se puede en el tagoror del Distrito Ofra-Costa Sur, María José Delgado, destacó el esfuerzo asociativo y comunitario del vecindario y pidió que el grupo de gobierno municipal “se haga eco de la solicitud vecinal para  continuar con las clases de refuerzo a los niños y niñas de Las Moraditas”.