miércoles, 28 de noviembre de 2012

Sí se puede propone al pleno una fórmula para abonar al personal municipal la paga extra de Navidad



* Asunción Frías ha presentado una moción urgente en la que se plantea abonar en enero la paga de verano del año 2013
* Sí se puede considera que la supresión de la paga de diciembre ocasionará un gran daño al pequeño y mediano comercio de la capital
Sí se puede ha presentado hoy, por la vía de urgencia, una moción para su debate, si procede, en el pleno ordinario que el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife celebrará el próximo viernes, día 30, en la que propone una fórmula para poder abonar al personal municipal la paga extraordinaria de Navidad, así como la adicional de complemento específico y equivalentes.

Con esta propuesta, cuya inclusión en el orden del día del pleno será decidida durante la propia sesión, Asunción Frías, concejala de Sí se puede en el Ayuntamiento, pretende que se aborde un problema que afectará no solo a las economías familiares de los trabajadores, sino a toda la economía de un municipio como el de Santa Cruz, que depende mayoritariamente del sector servicios.

El acuerdo que propone Sí se puede pasa por que el grupo de gobierno estudie en primera instancia la posibilidad de abonar al personal la paga extraordinaria, la paga adicional de complemento específico y equivalentes correspondientes al mes de diciembre de 2012. En caso de que esto sea inviable, la organización solicita el adelanto a principios del mes de enero de 2013 del abono de la paga extraordinaria correspondiente al verano de 2013 y el adelanto al verano de la paga extraordinaria de diciembre del año próximo.

El procedimiento se prolongaría en las sucesivas pagas extraordinarias hasta que pueda aprovisionarse la paga pendiente. Esta medida ya está siendo adoptada por otras administraciones públicas del Estado ante el efecto negativo de las políticas aplicadas por el Gobierno central del Partido Popular para garantizar la estabilidad presupuestaria.

Frías considera que “el comercio, el ocio o la hostelería, sectores perjudicados ya por la subida del IGIC, por el aumento del paro y, en general, por la crisis, van a notar muchísimo las consecuencias de dicha eliminación. El previsible fracaso de la campaña de Navidad, de la que depende el mayor porcentaje de los ingresos anuales de pequeñas y medianas empresas en nuestra ciudad, puede traer consigo el cierre definitivo de muchas de ellas”. Por ello, el Ayuntamiento “debe tomar también medidas para impedir que se reduzca el nivel adquisitivo del personal municipal, con las consecuencias descritas para el conjunto de la economía local”.