jueves, 8 de noviembre de 2012

Sí se puede consigue del grupo de Gobierno de Santa Cruz que estudie el riesgo que supone la ampliación del dique del Este para María Jiménez



Arcila critica que la Autoridad Portuaria diga no tener fondos y niegue su competencia en el frente marítimo de San Andrés cuando acaba de aprobar el presupuesto del puerto deportivo en la zona
Sí se puede ha conseguido del grupo de Gobierno del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife el compromiso para realizar un estudio sobre el riesgo que significa la ampliación del dique del Este para el barrio de María Jiménez. Así se comprometió esta mañana el primer teniente de alcalde, José Ángel Martín, ante Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el citado ayuntamiento.

Arcila llevó a la Comisión de Control municipal una solicitud de comparecencia para que el concejal de Proyectos Urbanos, Infraestructura, Obras y Servicios Públicos, Dámaso Arteaga, explicara el proceso de negociaciones de la corporación con la Dirección General de Costas, en Madrid, para declarar de urgencia la construcción del dique de defensa del frente marítimo de San Andrés.

Al respecto, Arcila criticó que la Autoridad Portuaria se inhiba en el caso de las obras del dique, asegurando que no tiene competencias en la zona y que no cuenta con fondos para las obras del frente marítimo, cuando “ayer mismo se aprobó el presupuesto para acometer el puerto deportivo de San Andrés”.

Aunque no estaba en el orden del día de la comisión, el asunto de María Jiménez surgió al mencionarse que van a iniciarse los trámites del Plan Especial del Puerto de Santa Cruz de Tenerife. El barrio de María Jiménez está afectado por las actuaciones en el puerto debido a la acumulación de material en la desembocadura del barranco de El Bufadero, a raíz de las obras de ampliación del dique del Este.

Los materiales y sedimentos que arrastra el barranco en caso de fuertes lluvias se acumulan en el tramo del cauce del barrio elevando el fondo del barranco, lo que provoca desbordes que ponen en riesgo la seguridad de los vecinos y daños a las viviendas del barrio como las que se vivieron en febrero de 2010.

Dique y puerto deportivo de San Andrés
Respecto al motivo de la comparecencia solicitada por Arcila —las negociaciones con la Dirección General de Costas para declarar urgente la construcción del dique de defensa del frente marítimo de San Andrés —, la respuesta del concejal de Obras fue un aplazamiento más de la cuestión, puesto que la reunión en Madrid no se ha celebrado, ya que Arteaga informó que está prevista para dentro de tres semanas. El concejal de Obras presentó esta mañana a los concejales presentes en la Comisión de Control un proyecto que calificó de “básico” y que supuestamente acaba de realizarse, cuando, explicó el concejal de Sí se puede, “se trata del mismo documento que la corporación conoce desde mayo”.

Por otra parte, Arcila subrayó la contradicción de la Autoridad Portuaria en su intención de construir el puerto deportivo y negarse a participar en las obras del dique del frente marítimo. El concejal de Sí se puede advirtió que el puerto deportivo afecta a la misma zona en la que Puertos de Tenerife dice no tener competencia y, además, su construcción “es incompatible con las obras del dique”.

Sí se puede considera imprescindible y urgente la construcción del dique semisumergido en San Andrés como medida compensatoria por las afectaciones provocadas por las obras de la dársena pesquera. Arcila ha explicado en varias ocasiones que esta compensación se puede reclamar ante los tribunales y en la solicitud de comparecencia tenía previsto pedir al concejal el detalle de las medidas judiciales previstas en el caso de que las negociaciones en Madrid hubieran resultado infructuosas.

Arcila ha exigido a Arteaga en otras ocasiones “firmeza” ante la Autoridad Portuaria por parte de la corporación, ya que los hechos demuestran que la escollera de San Andrés no cumple su función de contener el paso del mar. Las obras son necesarias para garantizar la seguridad de la población de este pueblo costero de Santa Cruz.

Igualmente, el concejal de Sí se puede recuerda que estas afectaciones no se contemplaron en proyecto de las obras de la dársena y, dado que la construcción del dique es incompatible con la instalación de un puerto deportivo en la zona, el Ayuntamiento debe decirle a la Autoridad Portuaria que “ni lo sueñe”, a pesar del “interés desmedido” que hay por hacerlo, tal como expresó en su momento a Dámaso Artega en otra comparecencia por el mismo motivo en septiembre pasado.