miércoles, 24 de octubre de 2012

Sí se puede lleva al Tagoror del Distrito Ofra-Costa Sur una propuesta para adaptar los talleres a las necesidades vecinales



La organización ecosocialista pregunta si el gobierno municipal tiene respuesta para las familias de Santa Clara que demandan viviendas públicas de Protección Oficial
La vocal de Sí se puede en el Tagoror del Distrito Ofra-Costa Sur, María José Delgado, lleva a la próxima sesión de este espacio de participación municipal una propuesta para adaptar los talleres y cursos a las necesidades que plantean los vecinos, “con el fin de complementar” la oferta de ocio en cada uno de los barrios del distrito.

Delgado también abordará en la sesión, el próximo jueves 25 de octubre, el caso de las familias de Santa Clara que demandan viviendas públicas de Protección Oficial. En concreto, la vocal de la organización ecosocialista preguntará si el equipo de gobierno tiene prevista “alguna medida específica” para atender las necesidades de estas familias y su solicitud concreta de una vivienda social. 

Igualmente, la vocal de esta organización presentará ante el Tagoror una iniciativa sobre mejora del cruce de la Casa Cuna y una pregunta sobre el balance de gastos del distrito, así como el detalle de los sueldos del personal contratado y la cantidad económica percibida por parte de la Coordinación del Distrito de Ofra-Costa Sur.

La representante de Sí se puede en el citado Tagoror propondrá hacer llegar a la sección de participación ciudadana del ayuntamiento “el malestar de algunas asociaciones vecinales” respecto a la programación de talleres, en la que “no se tiene en cuenta ni la demanda vecinal, ni la difusión de las actividades de forma correcta”.

En este sentido, María José Delgado propone reorientar los talleres, elaborar una lista de personas voluntarias para poner en marcha talleres y cursos bajo la supervisión de la coordinación del Distrito y de los vocales del Tagoror, y crear un censo de jóvenes estudiantes en periodo de formación en prácticas con formación en Magisterio, Pedagogía, Animación e Integración Social, “para que desde las Asociaciones de Vecinos se imparta apoyo escolar a los niños y las niñas de primaria y secundaria”.

Esta iniciativa se fundamenta en casos contrastados de programación de actividades planteada sin consultar la opinión del vecindario, de forma que se ha llegado a celebrar talleres “sin que haya ni un sólo vecino apuntado”. Igualmente, en otros casos, se solicitan talleres que no se celebran. Es el caso del planteamiento de la asociación vecinal de Juan XXIII respecto a la necesidad de un taller para el apoyo y refuerzo escolar y otros talleres de dinamización deportiva o dirigidos a la población mayor del barrio.

Cruce de la Casa Cuna
Sí se puede presentará también a través de su vocal en el Tagoror una propuesta para la mejora del cruce de la Casa Cuna, mediante la instalación de iluminación, pivotes fijos para impedir el estacionamiento de vehículos y pavimentación de las señales que se encuentran en el cruce. De esta manera, Sí se puede se hace eco del asunto tratado en una reciente Asamblea de la asociación Tamogán y en numerosos encuentros mantenidos con residentes de Miramar y Las Delicias.

La propuesta general se basa en el intenso tráfico de la zona, que recoge el exceso de tráfico rodado que soporta la carretera general del Rosario, la circulación de ambulancias hacia el Hospital de la Candelaria y los coches que se dirigen al Complejo Deportivo Insular de Ofra. A ello hay que añadir la presencia del Instituto Tomás Iriarte.

El cruce de intersección de esta zona es peligroso y a ello se añaden los estacionamientos de numerosos vehículos, que impiden la visión de los coches que se dirigen hacia la autopista. Además, los vecinos consideran imprescindible la iluminación del área del cruce y la pavimentación de la zona, ya que se encuentra muy deteriorada.