martes, 18 de septiembre de 2012

Sí se puede exige el cumplimiento del acuerdo plenario sobre energías renovables

Arcila pregunta sobre la ejecución de la moción aprobada unánimemente en julio de 2011


Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, preguntará en el próximo pleno ordinario sobre los pasos dados por el grupo de gobierno (CC – PSOE) para fomentar las energías renovables en el municipio, tras el acuerdo plenario alcanzado el 26 de julio de 2011.


Efectivamente, en el primer pleno ordinario del actual mandato, se aprobó por unanimidad la moción presentada por Arcila para la elaboración de una estrategia del fomento de las energías renovables y la eficiencia energética en Santa Cruz, vinculada a la creación de nuevos yacimientos de empleo. En la misma, el concejal ecosocialista proponía toda una batería de propuestas destinadas a la implantación de un modelo energético alternativo, tales como centrales hidroélicas, placas solares en edificios públicos, alternativas de movilidad, auditorías ambientales, incentivos fiscales y acciones formativas y de sensibilización.

El pasado mes de febrero, Julio Pérez ya compareció en la Comisión de Control, a solicitud de Sí se puede, y expuso que se contaban con una partida presupuestaria de 40.000 euros para la elaboración de la estrategia aprobada. Sin embargo, la oposición no ha tenido noticias de que se haya avanzado en ese sentido en todo lo que llevamos de 2012, un año y dos meses después de la aprobación de la moción de Arcila.


Hay que recordar que el acuerdo plenario de julio de 2011 se complementó con la aprobación unánime en junio de 2012 del proyecto hidroeólico de Los Campitos, presentado también por Sí se puede, cuya ejecución cubriría al menos el 30% de la demanda eléctrica del municipio, según el proyecto redactado a instancias de la organización ecosocialista por un grupo independiente de ingenieros, con lo que cumpliría con los parámetros sobre energías renovables que contempla el Plan Energético de Canarias (Pecan) 2007-2015. Supondría, además, dejar de consumir 12.879 toneladas de combustibles fósiles al año, lo que representa no solo un ahorro económico, sino una mejora ambiental indudable. Gracias a los ingresos generados una vez que se pusiera en marcha la central, se estima que en cinco años se recuperaría la inversión total necesaria para su ejecución, 36.617.618 euros, lo que hace que sea viable, sostenible y un paso muy importante en el camino hacia la soberanía energética de la ciudad.


Los concejales de Sí se puede creen que en el municipio funciona con un modelo de desarrollo caduco y piden que se cambie por otro que reconfigure toda la economía desde una lógica que garantice los procesos de sostenibilidad de la vida, que genere más empleo sin destruir el territorio. En este sentido, afirman que si el grupo de gobierno cumpliera los acuerdos aprobados sobre energías renovables y eficiencia energética, se podría generar un importante ahorro económico para las arcas municipales, creando paralelamente nuevos empleos de calidad.