jueves, 27 de septiembre de 2012

Sí se puede exige al grupo de gobierno “firmeza” ante la Autoridad Portuaria para conseguir la construcción del dique semisumergido en San Andrés



Arcila demanda una actitud exigente sin “componendas” ante los daños causados al pueblo costero de Santa Cruz de Tenerife y plantea comunicar que “ni en sueños” se hará el puerto deportivo  
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, reclamó hoy al concejal de Obras y Servicios que el grupo de gobierno municipal sea firme ante la Autoridad Portuaria con la exigencia de la construcción del dique semisumergido en San Andrés como medida compensatoria por las afectaciones provocadas por las obras de la dársena pesquera. “No se trata de reunirse a hablar, sino de exigir algo que puede reclamarse en los tribunales”, aseveró el concejal.

“El ayuntamiento no puede estar de buenas caras con la Autoridad Portuaria” cuando los hechos demuestran que la escollera de San Andrés no cumple su función de contener el paso del mar. Por la seguridad de la población, la solución de este problema no se busca “en el campo de las componendas y de las buenas relaciones, sino en el campo de las exigencias”, insistió el concejal de Sí se puede.

Arcila se expresó así durante la comparecencia del concejal ante la Comisión de Control municipal, solicitada por su organización para abordar el caso de las obras del Frente Marítimo de San Andrés. El concejal de Sí se puede señaló que estas afectaciones no se contemplaron en proyecto de las obras de la dársena y, dado que la construcción del dique es incompatible con la instalación de un puerto deportivo en la zona, el Ayuntamiento debe decirle a la Autoridad Portuaria que “ni lo sueñe”, a pesar del “interés desmedido” que hay por hacerlo.
Respecto a las obras en la Avenida Marítima, de las que es responsable el ayuntamiento, Arcila reprochó al concejal de Obras que los vecinos llevan esperando seis meses para la realización de unas obras necesarias mientras “ustedes están intentando escaquearse del cumplimiento de la ley”, ya que el ayuntamiento pretendió iniciarlas con una simple solicitud de autorización y ahora justifica su retraso haciendo un relato de lo engorroso que resulta el procedimiento para obtener la autorización.

Guaguas de La Gallega
Respecto a la pregunta sobre las medidas para reducir los actuales precios de las guaguas en las rutas que unen La Gallega con el intercambiador (231 y 232), la concejala de Sí se puede en Santa Cruz, Asunción Frías, urgió al concejal de Servicios a buscar una solución “desde ahora”, sin esperar a la finalización del convenio del ayuntamiento con Titsa el próximo diciembre, para resolver la situación por la que los vecinos de La Gallega pagan hasta un 80 % más por sus traslados en guagua que el resto de vecinos del municipio.

Frías indicó que se trata de buscar con los vecinos recorridos en los que solo un 10 % del tramo de las rutas transcurra por zonas correspondientes al municipio de La Laguna, puesto que los itinerarios actuales son los que sirven a Titsa para justificar el mantenimiento de la clasificación como interurbanas para estas líneas, ya que actualmente el recorrido pasa en un 25 % por el municipio vecino.

Asimismo, Frías apuntó que el ayuntamiento debe “negociar de tú a tú” con el Cabildo, propietario de la empresa insular de guaguas. “Parece que el ayuntamiento al Cabildo no le tose”, dijo Frías cuestionándose si esta actitud de debilidad se debe a que el alcalde y algunos concejales del grupo de gobierno tienen una experiencia política previa en el Cabildo o han pertenecido al equipo de su actual presidente, Ricardo Melchior. Sean cuales sean las razones, dijo la concejala, es una actitud que “nos preocupa bastante”.