viernes, 31 de agosto de 2012

Sí se puede valora que el Ayuntamiento reconozca su responsabilidad subsidiaria con Mararía


Mañana culmina el proceso de despido de las trabajadoras sin que se haya encontrado una solución sobre su futuro
Sí se puede ha valorado hoy que el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife haya asumido por fin que tiene responsabilidad subsidiaria en relación con el cierre de la cooperativa Mararía, una tesis que la organización ecosocialista viene sosteniendo desde el comienzo del conflicto. Asunción Frías, concejala de Sí se puede en la corporación, considera que la afirmación del concejal de Hacienda, Alberto Bernabé, en tal sentido, es “un paso adelante” porque el consistorio acepta de esta manera que tiene responsabilidad en el pago de la deuda de 3,8 millones de euros que la cooperativa mantiene con la Seguridad Social.

No obstante, Sí se puede recuerda que sigue sin resolverse uno de los ejes más graves de este conflicto, que es el futuro laboral de las 200 trabajadoras de la cooperativa. Hoy concluyen todos los contratos de las empleadas, por lo que mañana serán despedidas sin que el Ayuntamiento haya puesto sobre la mesa alguna fórmula que garantice sus puestos de trabajo. Además, aún no se les han abonado las pagas de junio, julio, agosto y extraordinaria de verano, con lo que la situación económica de las trabajadoras es extremadamente delicada.

Por ello, Asunción Frías ha insistido hoy en reclamar por parte de la Tesorería de la Seguridad Social una postura más flexible que permita levantar parcialmente el embargo que pesa sobre la empresa para poder hacer efectivos estos pagos y aliviar, al menos temporalmente, la precaria situación económica de las empleadas, algunas de las cuales se encuentran ya en riesgo de exclusión social.

Por otra parte, Sí se puede también ha valorado que el concejal de Asuntos Sociales, José Manuel Arocha, haya aceptado estudiar una idea que pasa por apoyar a las trabajadoras de Mararía para la creación de pequeñas cooperativas que prestarían sus servicios en el ámbito de los diferentes distritos del municipio. Precisamente esta idea fue propuesta por Sí se puede el pasado mes de julio, aunque entonces fue descartada por el Ayuntamiento. Las empleadas tendrían a su favor, según Frías, la experiencia que ya han venido demostrando durante su trabajo en la empresa cesante. Por ello, la organización pide a Arocha que plantee ante los órganos correspondientes de la corporación un plan concreto y viable en tal sentido.