martes, 14 de agosto de 2012

Sí se puede denuncia que no se está cumpliendo el reglamento de reparto gratuito de alimentos


Varias entidades y personas realizan esta tarea sin el imprescindible control por parte del Ayuntamiento
Sí se puede ha denunciado hoy que en Santa Cruz de Tenerife no se está cumpliendo en Reglamento Municipal Regulador de la Distribución Gratuita de Alimentos aprobado en el pleno del día 25 de febrero de 2011 y que entró en vigor tras ser publicado en el Boletín Oficial de la Provincia el 16 de noviembre de ese mismo año.

De esta manera, hay un número incontrolado de asociaciones, colectivos y personas que están repartiendo alimentos en el municipio sin ninguna evaluación ni control por parte del consistorio. Asunción Frías, concejala de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, afirma que esta situación es muy grave, tanto por la falta de respeto a la dignidad de las personas receptoras de la ayuda como por el riesgo sanitario que supone para la población en general.

Tras la respuesta dada por el concejal de Asuntos Sociales, José Manuel Arocha, a una pregunta de Frías en relación con el control que el Ayuntamiento realiza sobre estos repartos queda claro que el IMAS solo está haciendo evaluación de uno de los colectivos, el Banco de Alimentos, con el cual tiene firmado un convenio por 50.000 euros al año para la gestión de las actividades de acopio, almacenamiento y reparto de excedentes de la Unión Europea.

Sin embargo, se da la circunstancia de que ninguna de las entidades o personas que están realizando estos repartos, ni tan siquiera el Banco de Alimentos, está inscrita en el correspondiente registro de colaboradores del IMAS que establece el Reglamento, por lo que Sí se puede exige al Área de Asuntos Sociales y a la de Control y Gestión Medioambiental, responsable de esta tarea bajo la coordinación del primer teniente de alcalde, Julio Pérez, que cumplan con lo establecido en la citada normativa y exijan a todos aquellos colectivos que realizan reparto de alimentos que cumplan el Reglamento. En este sentido, Frías considera inaceptable como disculpa la afirmación de Arocha de que las entidades hayan expresado objeciones al Reglamento, una circunstancia que no justifica su incumplimiento.

El propio Arocha reconoció, en su respuesta a Sí se puede, que “el IMAS no ha tenido ninguna petición oficial de ninguna asociación que solicitase el reparto de alimentos desde la aprobación del Reglamento y, por tanto, no se ha inscrito ninguna entidad y no podemos facilitar ninguna memoria explicativa de las actividades realizadas”. Frías considera esta afirmación de suma gravedad, por cuanto refleja la inacción del grupo de gobierno en un asunto tan sensible como este.

Por último, la organización ecosocialista considera que acciones como el reparto gratuito de alimentos no son en absoluto suficientes para afrontar la crisis; por el contrario, han de reforzarse las políticas que garanticen los derechos sociales, como puede ser una renta básica de ciudadanía y otras establecidas en el Plan de Rescate de Personas y Familias aprobado en el último pleno a propuesta de Sí se puede, y no seguir abundando en las medidas asistencialistas y clientelares.