jueves, 16 de agosto de 2012

Sí se puede denuncia que los vecinos de La Gallega pagan hasta un 80% más que los de otros barrios por usar las guaguas de Titsa


Este núcleo quedó excluido del acuerdo por el que el servicio se considera urbano aunque la línea pase por municipios colindantes
Sí se puede ha denunciado hoy que los vecinos de La Gallega que usan el servicio de transporte público de Titsa llegan a pagar hasta un 80% más que los de otros núcleos de población de Santa Cruz. Este hecho, que la organización considera un agravio comparativo, se debe a que La Gallega quedó excluida del acuerdo por el cual desde el pasado 5 de mayo se consideran servicios urbanos aquellos que comienzan y terminan en el municipio aunque pasen por municipios colindantes, e incluso algunos que comienzan en Santa Cruz y concluyen en otro municipio.

Roberto Abdullah, vocal de Sí se puede en el Tagoror del Suroeste, acompañado de la concejala en Santa Cruz Asunción Frías y del coordinador de tagorores de la organización, Juan Daniel Marrero, junto a otros miembros del partido y de asociaciones del Suroeste, comprobaron in situ el pasado martes esta situación cogiendo una guagua de la línea 232 (La Gallega-Santa Cruz). Los elevados precios que se pagan en La Gallega han sido denunciados por muchos vecinos y colectivos sociales a Sí se puede, así como ante diferentes medios de comunicación, sin que el Ayuntamiento haya tomado medidas.

La situación se ha visto agravada en las últimas semanas, porque el 28 de julio entraron en vigor las nuevas tarifas en todas las líneas regulares interurbanas de Titsa, con un precio mínimo de 1,45 euros sin bono y de 1,15 euros con bono. Sin embargo, el precio de las guaguas urbanas se ha mantenido en 1,05 euros sin bono y 0,64 euros con bono. Eso supone que un vecino de La Gallega se ve obligado a pagar para llegar desde otro punto de Santa Cruz hasta su barrio un 80% más que un vecino de Tíncer (línea 937), Barranco Grande (línea 934), Santa María del Mar (línea 936), El Sobradillo (línea 939) o El Tablero (línea 933), si ambos utilizan el bono. Sin bono, la diferencia de tarifa es de un 38,1%. La mayoría de las líneas citadas pasan por varios municipios.

Roberto Abdullah recuerda que el citado acuerdo formó parte del convenio firmado entre Titsa y el Ayuntamiento, y de él se benefician vecinos de otros núcleos, una medida que la organización considera justa y que debe ser aplicable a todos los núcleos del extrarradio. Concretamente, la línea que une Taco con El Tablero pasa por los municipios de Santa Cruz, El Rosario y La Laguna, y sin embargo no se considera interurbana.

En virtud del acuerdo entre Titsa y la corporación, la mayoría de las guaguas de los distritos Anaga y del Suroeste que eran interurbanas pasaron a ser consideradas urbanas a partir del 5 de mayo, recuerda Abdullah. Sin embargo, las dos guaguas que van a La Gallega –231 y 232– siguieron considerándose interurbanas, una medida que el portavoz de Sí se puede cree injusta. Por ello, Asunción Frías ha presentado hoy una pregunta por escrito al concejal delegado de Servicios Públicos, Dámaso Arteaga, para que explique este agravio comparativo.

En otros municipios del Estado se ha logrado potenciar el transporte público mediante la elaboración de planes de movilidad sostenible que le han dado un papel estratégico a las guaguas, incrementándose al cabo de pocos años el servicio de manera significativa. Sin embargo, la política de movilidad del Ayuntamiento de Santa Cruz deja mucho que desear y un ejemplo de ello es la caótica reestructuración del transporte urbano sufrida en los últimos meses, en la que no se ha tenido en cuenta la voz ni la realidad de los vecinos de barrios como el de La Gallega, uno de los más abandonados por parte del grupo de gobierno municipal.