lunes, 13 de agosto de 2012

Sí se puede cree que las obras de mejora en San Andrés son una chapuza y pide que el grupo de gobierno explique cómo va a resolver el problema del frente marítimo


Es muy probable que el pueblo vuelva a inundarse con las próximas mareas, por lo que es urgente acometer el dique semisumergido
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, ha pedido la comparecencia del concejal de Obras y Servicios Públicos, Dámaso Arteaga, para que explique ante la Comisión de Control la política del grupo de gobierno en relación con el frente marítimo de San Andrés.

La organización considera una chapuza la reciente obra para habilitar un carril de entrada y salida y unos aparcamientos y cree que el Ayuntamiento sigue derivando responsabilidades hacia otras administraciones ante la urgencia de construir un dique semisumergido que proteja el pueblo de las mareas. En este sentido, Arcila recuerda que el pleno aprobó el pasado mes de septiembre, por unanimidad, una moción de Sí se puede para la declaración de urgencia de esta obra.

En aquel entonces, el grupo de gobierno afirmó que mantenía “una nueva posición política” respecto a mandatos anteriores y se comprometía a resolver cuanto antes este problema histórico de San Andrés. Sin embargo, las obras acometidas estos días no responden a lo acordado con los gobernantes municipales en las asambleas vecinales que se han celebrado. Dichas asambleas se han convocado en cumplimiento de la citada moción de Sí se puede, que reclamaba la participación ciudadana para la búsqueda de soluciones.

Vecinos del pueblo se han dirigido a Sí se puede para expresarle su desconcierto ante la desinformación existente acerca de la reparación de la avenida marítima, que consideran una obra insuficiente y mal realizada, y de la construcción del dique semisumergido, tras las respuestas dadas al respecto por Dámaso Arteaga en el último pleno y las diversas declaraciones contradictorias del Ayuntamiento de Santa Cruz y de la Dirección General de Costas durante los últimos meses.

Los vecinos denuncian que el pueblo sigue encontrándose en la misma o peor situación de riesgo que el verano pasado, porque “lo que el Ayuntamiento llama escollera y nosotros llamamos ‘las piedras de la avenida’ son solo un trampolín para que el mar entre con más facilidad al pueblo”. De hecho, es previsible que San Andrés vuelva a inundarse a finales de agosto o principios de septiembre ante las grandes mareas propias de esas fechas.

En cuanto a la obra del aparcamiento y del carril reversible de entrada y salida, Sí se puede lo considera una chapuza, tanto por la manera en que se ha hecho como por el riesgo que supone dejar los coches aparcados en ese lugar. El primer día que se abrió el carril, algunos vehículos se equivocaron de sentido, lo que supuso un auténtico caos ante la ausencia de policías municipales que regularan el tráfico.

En relación con el dique semisumergido, Sí se puede denuncia que no se ha avanzado en la tramitación del proyecto, y el  grupo de gobierno no ha tenido en relación con este asunto una postura de firmeza con la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife y con la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, por lo que pedirá a Arteaga que explique con claridad ante la Comisión de Control qué política piensa seguir la corporación para resolver definitivamente este problema.